En la inmensidad de mi habitación

Resulta irónico que en estos momentos, cuando estoy entre estas cuatro paredes, solo, escuchando música, mi música, la música que me gusta, y dejando que mi mente flote y se pierda… Me siento libre, extrañamente libre aún incluso con todas las ataduras que me anclan al suelo…

Una respuesta a «En la inmensidad de mi habitación»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.