Bailas muy bien

«Bailas muy bien, no me lo esperaba.» Después de todo el baile es la expresión vertical de un deseo horizontal, te lo dije, pero no me replicaste y como se suele decir, quien calla, otorga. Tú y yo tuvimos algo, para mí fue importante, pero no sé para ti. Lo echaste a perder sólo porque aquella noche se te fue la bola y no te acordaste de mí, con dos copas de más y se te olvidó que te quería. No te guardo rencor por eso, ya te lo guardas tú a ti misma lo suficiente como para recordarme lo tonta que fuiste cada vez que tienes ocasión. Te vi por primera vez en aquel lugar y fuiste mi capricho durante mucho tiempo, y no llegaste a pasar de esa categoría sólo porque soy muy tímido. Cuando llegué al instituto, el tenerte en mi misma clase supuso un reto inmenso, hasta que acabé por confestarte toda la historia y todo lo que sentía por ti. Hoy en día no siento lo mismo, pero siento una nostalgia un tanto rara, una nostalgia no por lo que sucedió sino por lo que pudo suceder de haber cambiado aquella noche y aquellos actos.

Espero poder ir a aquel lugar y verte allí, otra vez en el lugar donde te vi por primera vez y donde quedé prendido de ti. Ya hablamos, espero, y no me olvides. Ya seguiremos hablando de más cosas…

Cerca pero lejos

¿Al final subiste hasta aquí arriba? No lo sé, pero siempre me asaltará tu recuerdo cada vez que pase por delante de tu casa, aunque ya no vivas ahí. En ese piso guardaré muchos recuerdos, y tú te llevarás otro cuantos, así como yo me llevaré muchos tuyos. Te echo de menos, y no sé la razón, no sé si existe una razón, pero te echo de menos. Cuánto me gustaría poder hablar contigo, poder sentir tus caricias sobre mi piel y tus besos sobre mis labios. Me acostumbré a lo bueno, me acostumbré a ti, y ahora que me faltas te añoro y te extraño, mientras recuerdo momentos mejores.

¿Perdona?

¿Me has borrado de tu cuenta? Por lo menos podrías habérmelo dicho antes de hacerlo, pero bueno, cada uno es como es. Algunos van por delante; otros… Bueno, sé feliz. Ciao 😉

A ver niña, hace mucho tiempo que perdiste mi amistad. Sí, una vez te consideré amiga y hasta algo más, te lo dije en su momento, pero desde aquel entonces hasta ahora ha llovido mucho. Me tratabas como si fuese basura, todos se daban cuenta, y tú seguías diciendo que me tratabas bien, que no me hacías sufrir. ¿Por qué eras así? ¿De verdad lo hacías con alguna intención o era sin querer? Ahora me vienes con esto, después de… ¿Un año sin hablarnos? Mira, perdona que te lo diga así, pero no vales ni el tiempo que estoy perdiendo en escribir por ti. No quiero hablar contigo, si he estado tanto tiempo sin hacerlo ahora no voy a cambiar mi parecer. Lo único que me duele es que como vaya a La Gomera te veré allí, pero haré como otras veces he hecho en esa isla, pasar de todas esas personas falsas, sólo que ahora tú estás entre ellas. En fin, sigue tú con tu vida que yo seguiré con la mía, y ojalá no necesite nada de ti y tú no necesites nada de mí.

MSN Messenger 7.5.0162 Beta (y II)

Nada, al parecer sigue dando el mismo jodido error al iniciar sesión por primera vez y si alguien te abre un privado acaba dando error y cerrándose. Estoy sospechando que puede ser algo relacionado con el Messpatch…

H.G. Wells

Creo que voy a empezar a coleccionar los libros de este gran escritor. Qué imaginación que tenía, le envidio…

Aquí abajo en el suelo (y VII)

En realidad no quiero nada, pero también lo quiero todo. Quiero y no quiero. Es la tentación de saber… O más bien imaginar que sé, que dándote un toque al móvil podrás acercarte hasta aquí y me dejarás hablar contigo. ¿Debo molestarte? No lo sé. Quizás lo único claro que tengo en mi mente desordenada es que me siento bien contigo y me falta algo cuando te vas…

Al final voy a optar por molestarte, hacerte volver de donde quiera que estés, todo porque soy un egoísta… Un egoísta empedernido, y todo por ti… Lo siento, a veces me apiado de ti por tener que aguantar a alguien como yo, a alguien que está aquí abajo en el suelo…