Cerca pero lejos

¿Al final subiste hasta aquí arriba? No lo sé, pero siempre me asaltará tu recuerdo cada vez que pase por delante de tu casa, aunque ya no vivas ahí. En ese piso guardaré muchos recuerdos, y tú te llevarás otro cuantos, así como yo me llevaré muchos tuyos. Te echo de menos, y no sé la razón, no sé si existe una razón, pero te echo de menos. Cuánto me gustaría poder hablar contigo, poder sentir tus caricias sobre mi piel y tus besos sobre mis labios. Me acostumbré a lo bueno, me acostumbré a ti, y ahora que me faltas te añoro y te extraño, mientras recuerdo momentos mejores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.