Cambiamos un poco

Pues sí, Liberitas y un servidor se enorgullece de presentar el nuevo diseño gráfico para este blog. El tema se llama Scattered y en el Theme Switcher se puede identificar como S2a. Incluye un tagboard para insertar comentarios fuera de los propios posts, algo así como un mini-chat. Espero que sea de agrado para [email protected], a mí me gusta bastante. De otra manera no lo hubiese puesto como tema por defecto :thumbup:.

Resumen

No tengo muchas ganas de escribir, así que haré una especie de resumen-guión de este fin de semana.

  • Viernes: llamada a [A] para el trabajo con el C.D. Tenerife.
  • Sábado: exposición en la Casa de la Pólvora de animales y fondos marinos, llamada a [M] para ir al sur, mosqueo de [I], botella de licor de flores entre tres, visita al Vai Moana y azotada de 3€ por botellín de Heineken, San Telmo, dos caipirinhas de fresa y una de lima-limón, Metrópolis, dolor de espalda, esperar por [M], escalera y cama.
  • Domingo: fresco, almuerzo, aeropuerto, recoger a [I], playa, viento, mar, arena, zancadilla, remojón, cabreo de [I], ducha de [T], Avenida de La Trinidad, bolsas, casa, cena, Onizuka, sueño.
  • Lunes: madrugar, ducha, coche, Sobradillo, Llano del Moro, Los Baldíos, ciudad deportiva del C.D. Tenerife, charla con [A] y [J], casa de [I], recibimiento, desayuno, mi casa, almuerzo, Onizuka, Estación de Guaguas, cena en casa de [I], mi casa, servicio técnico informático, BMW, mi casa, sueño.

Aquí abajo en el suelo (y VIII)

He de confesarte algo, aunque me da algo de vergüenza. Bueno, en realidad no sé muy bien qué sensación es, más bien creo que son muchas sensaciones juntas y que se desvirtúan. Cada día, varias veces al día, entro en tu pequeño rincón para leer tus pensamientos, y la sorpresa que me asalta cada vez que encuentro un pensamiento nuevo es indescriptible. Me da igual si ese pensamiento es para mí o no, el simple hecho de poder saber algo de ti me reconforta. Luego de leerlo ya llegará el momento de la incertidumbre, la alegría, la tristeza, la melancolía… Pero eso es después, y lo que realmente importa es la primera sensación de júbilo.

Estando aquí abajo en el suelo te acabas acostumbrando a los regalos que caen del cielo, insignificantes tal vez para aquellos que viven ahí arriba en el cielo. Vuelves a estar acompañada ahí arriba, supongo que apenas tienes tiempo para echar de menos, pero sólo quiero que sepas que aquí abajo siempre me faltas cuando nos separamos.

En la inmensidad de mi habitación

Resulta irónico que en estos momentos, cuando estoy entre estas cuatro paredes, solo, escuchando música, mi música, la música que me gusta, y dejando que mi mente flote y se pierda… Me siento libre, extrañamente libre aún incluso con todas las ataduras que me anclan al suelo…