Esa ecuación

Te miro a los ojos mientras mis manos de ladrón recorren tu ropa en busca de la combinación perfecta que permita que la cerradura de esa cárcel textil deje libre a tu cuerpo. De pronto me sorprendes, casi a traición, con una finta rápida de tus labios contra los míos, clavando con un certero estoque el puñal caliente y húmedo de tu lengua en mi boca. Como dragones de un cuento de fantasía entrelazamos nuestras siluetas de escamas doradas bajo la luz de las velas mientras mi aliento ardiente sobre tu cuello despierta en ti un temblor que agita tu pelo.

Me abandono como un títere en tus manos expertas mientras mueves los hilos de seda invisible que me atan a ti y comenzamos a bailar una música extraña sin melodía conocida pero cuyo ritmo nos posee. No hace falta decir palabra alguna, nuestros cuerpos hablan por nosotros y así, con un silencio elocuente, conversamos con caricias, discutimos mientras nos mordemos, intercambiamos nuestro sudor y finalmente acordamos suspirar abrazados. Nada es más importante que estos momentos y el señor tiempo lo sabe, deteniendo benevolente su camino para permitir que los amantes disfruten un poco más de los instantes de placer.

Todo puede ser simplificado hasta tal punto que las Matemáticas sean capaces de explicar su funcionamiento y la ecuación del placer resulta sencilla cuando está planteada en la teoría pero algo difícil de resolver en la práctica, sobre todo cuando faltan datos para poder despejar las incógnitas.

displaystyleint e^{x}=f(u_{n})pmLaTeX

Pero como siempre digo, más vale fracasar por no haberlo conseguido que por no haberlo intentado.

Pensamiento del día

Day 39: Music Abduction

La música te puede transportar a lugares insospechados, algunos más deseables que otros.

Quisiera que el sonido de tu respiración fuese la nana que acunase a mis sueños.

A veces me gusta hacerme el tonto sólo por poner a prueba a los demás y comprobar cuánto más tontos pueden llegar a ser.

Pensamiento del día

Las ideas antiguas sólo dejan de tener validez cuando son reemplazadas por otras nuevas.

Es una difícil decisión elegir entre lo que queremos hacer y lo que debemos hacer, salvo en esas raras ocasiones en las que coinciden ambas opciones.

Me gusta la música, pero sólo como la que usted toca; música absoluta, en la que se siente que el hombre golpea las puertas del cielo y del infierno. Creo que me gusta tanto la música porque es poco moral. Todo lo demás lo es; y yo busco algo que no lo sea, la moral hace sufrir. – Hermann Hesse.

Where Is My Mind?

«Where Is My Mind?» es una canción de la banda americana de rock Pixies y aparece en su álbum de 1988 Surfer Rosa. La canción fue escrita por su miembro principal Black Francis mientras asistía a clases en la Universidad de Massachusetts Amherst, inspirado por sus experiencias mientras hacía submarinismo en el Caribe. Más tarde diría que tenía «a este pequeño pez intentando perseguirme –no sé demasiado del comportamiento de los peces».

Recientemente he escuchado en la banda sonora de la película «It’s Kind of a Funny Story» la versión instrumental de este tema a cargo del pianista francés Maxence Cyrin, el cual se dedica ha realizar versiones instrumentales.

Feliz Sin Valentín

Nunca le he dado una importancia especial a San Valentín precisamente porque siempre he pensado que el amor es algo que debe demostrarse durante en el día a día y no en una fecha marcada en el calendario, con actos sinceros y movidos por los sentimientos y no acometiendo con dádivas en una especie de chantaje. Las veces en las que ha coincidido que estoy en una relación un catorce de febrero siempre aviso con suficiente antelación que no pienso regalar absolutamente nada por tal motivo consumista.

Por que sí, porque me niego a caer en la repetición borreguil de una conducta que no me parece correcta bajo mi subjetivo punto de vista. Porque el regalo más sincero que puedes hacer a otra persona eres tú mismo, tus sentimientos y tus pensamientos.

Siempre he pensado que un regalo materialista en este supuesto día de los enamorados viene a ser como una aceptación de la ineptitud propia o ajena.

«Aquí tienes este regalo para demostrarte con banal materialismo los sentimientos que tengo hacia ti y que no has podido comprobar otras muchas veces durante el resto del tiempo que llevamos juntos, probablemente porque no los sé expresar de manera correcta o porque tu manera de interpretarlos no es similar a la mía».

Patético.

Estar enamorado no siempre es sinónimo de felicidad porque para que esto sea así el amor ha de ser correspondido, debe tratarse de un intercambio bidireccional y recíproco, porque de otra manera no es sino otro mal que tortura el alma de quien lo padece. La soledad, por otra parte, es cruda y no atiende a condicionantes de terceras personas pues es la compañía de cada uno y depende de uno mismo la tarea de saber sobrellevarla de la mejor manera posible. No es lo mismo estar solo que sentirse solo y puedo asegurar que nadie lo está.

Es por eso que voy a hacer una concesión a esta fecha para no ser tachado de misántropo empedernido. Mi felicitación para los enamorados correspondidos, sentido pésame para los que no disfrutan de la reciprocidad merecida y un saludo afectuoso para todas aquellas personas que saben llevar su soledad con dignidad.

Precisamente hoy por la mañana y por causalidad de la aleatorización de mi biblioteca musical, a aparecido en mi foobar2000 esta canción de Bah Samba con la voz de Isabel Fructuoso titulada Calma. Te recomiendo que escuches la letra.

Feliz Sin Valentín.

Pensamiento del día

Disfruta de la música con intensidad como si nadie te estuviese mirando.

Hay personas que les encanta estar en sitios altos porque es la única manera que tienen para sentirse por encima de los demás.

Obtenemos mayores satisfacciones cuando las personas actúan por su propia iniciativa y de la manera que deseamos que cuando somos nosotros los que las dirigimos sus acciones.