Aquí abajo en el suelo

Siempre estás ahí arriba, compartiendo el cielo con las aves, flotando grácilmente con tus alas negras. Mientras, yo sigo aquí abajo en el suelo, observando cómo los pájaros alzan en vuelo hacia su destino, volando alto y libres, soñando y deseando poder ser uno de ellos, sólo para estar a tu lado.

Aquí abajo, en el suelo, deseando algo más, algo mejor. Un día encontrarás que tengo alas en mi mente, que me llevarán alto hasta ti, por fin, después de tanto sufrimiento. Mientras tanto, si por casualidad miras hacia abajo, si prestas atención algún día a éste que está aqui, si escuchas algún ruido a tus pies, en el suelo, espero que sepas que tan sólo soy yo, intentando volar hasta ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.