Sombras en la noche

Bueno, ayer mis amigos yo quedamos para salir de fiesta por la noche. En un principio pensábamos ir al SAT, así que sobre las 00:30 pillamos el coche y tiramos para Santa Cruz. Bueno, lo primero que nos hizo alarmarmos era la poca concurrencia en el aparcamiento, a la 1 y algo, cosa rara teniendo en cuenta que era sábado y la discoteca estaba abierta y operativa. Bueno, estuvimos en el coche hablando un ratillo hasta que por fin decidimos entrar a la discoteca a ver qué ambiente había… Creo que duramos 5 minutos dentro como mucho. Por suerte, ellos tienen tarjeta de socios del SAT porque si tuviésemos que pagar no entraríamos jamás: 8€ la entrada, un robo sin duda . El panorama dentro era desolador, con 20 personas a lo sumo y encima de una despedida de soltera. Se notaba que estábamos dando el cante allí, prácticamente éramos las únicas personas de menos de 30 años. Después de deliberar ±30 segundos decidimos salir huyendo de allí y marchar a La Laguna.

En La Laguna a partir de la 1:00 ya es imposible entrar a algún bar sin hacer cola, y como llegamos prácticamente a las 2:00 pues ya sabíamos que no íbamos a entrar a ninguno. Dando vueltas por el «Cuadrilátero» entramos al «Haring» , nos pedimos un chupito (no recuerdo el nombre) pero lo conocíamos como TGV: tequila, ginebra y vodka. La verdad es que estaba fuerte, pero bueno, para entrar en calor está bien, tampoco pretendíamos cogernos el pedo del año con un chupito solamente . Dando vueltas, y vueltas y vueltas, sin entrar a ningún bar nos encontramos con un par de conocidos y poco más. Lo más notable de la noche fue escuchar la canción de Los Coquillos «Borracho hasta el amanecer», que nos dejamos la garganta como papel de lija de tanto que gritamos, pero valió la pena. A las 3 y pico decidimos recogernos para casita porque ya estábamos un poco de bajona , y como nos suele ocurrir nos lo pasamos mejor tirando para el coche que durante la noche, bacilando y riéndonos a gusto… Ironías de la noche. Llegamos al barrio, aparcamos el coche y cada uno para su casa.

Sin embargo mi odisea no acabaría ahí, porque desde hace tres días vengo sufriendo en mi edificio continuos apagones, y lo gracioso es que sólo ocurre en el lado oriental del edificio, y en los pisos 2º, 3º y 4º, y en la luz de la escalera. El resto del edificio tiene electricidad menos nosotros. Por lo visto los de Unelco estuvieron intentando arreglar el fallo pero se ve que no han conseguido solucionarlo y a lo mejor me puedo pegar sin electricidad durante una hora o algo así. Pues resulta que ayer cuando llegué había uno de esos apagones en curso . Pude subir sin abrirme la cabeza en las escaleras porque sé que hay 16 escalones en cada tramo, y había sacado la llave de mi casa desde antes de entrar al portal, porque sabía que dentro iba a estar con el método prueba-error hasta que diese con la susodicha llave. Entré en mi casa sano y salvo, encendí una vela, me puse el pijama y pude acostarme sin sufrir ningún percance, después de apagar la vela, está claro .

Por si fuera poco, desde las 10 de la mañana los vecinos de abajo estuvieron con la música a toda leche, pero por primera vez en mucho tiempo me alegré de que se fuese la electricidad en mi edificio Happy.

[Escuchando: Los Coquillos – Borracho hasta el amanecer (En vivo) (5:10)]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.