Memento… Una joya cinematográfica

Una de mis películas favoritas… Memento

Memento
Año 2000
Nacionalidad USA
Estreno 19-01-2001
Género Thriller
Duración 116
T. original Memento
Dirección Christopher Nolan
Intérpretes Guy Pearce (Leonard)
Carrie Anne Moss (Natalie)
Joe Pantoliano (Teddy)
Mark Boone Jr. (Jimmy Grantz)
Russ Fega (Waiter)
Guión Chistopher Nolan
Fotografía Wally Pfister
Música David Julyan
Montaje Jennifer Chatfield

Sinopsis
Leonard Shelby viste caros trajes europeos confeccionados a la medida, conduce el último modelo de Jaguar, pero vive en moteles anónimos y baratos, pagando todo en su vida con grandes fajos de billetes. Aunque tiene el aspecto de un hombre de negocios de éxito, su único trabajo es conseguir la venganza: perseguir y castigar al hombre que violó y asesinó a su esposa. Al descartar la policía sus sospechas, su vida se convirtió en una búsqueda absolutamente absorbente de justicia. Sin embargo, l dificultad de localizar al asesino de su esposa va acompañada por el hecho de que Leonard sufre una extraña e incurable forma de pérdida de memoria. Aunque puede recordar detalles de su vida antes del "accidente", Leonard no recuerda lo que ha ocurrido hace quince minutos, donde está, hacia donde va o porqué.

Referencias

  • Es la segunda película dirigida por Christopher Nolan tras Following.
  • Está protagonizada por Guy Pearce (L.A. Confidential; Reglas de compromiso, Ravenous), Carrie Anne-Moss (Matrix, New blood, Planeta rojo) y Joe Pantoliano (New blood, Matrix, U.S. Marshall).
  • Consiguió el Premio de la crítica en el Festival de Cine de Sitges.
  • El guión es del propio director y se basa en un relato corto escrito por su hermano, Jonathan Nolan.
  • Consiguió el premio al mejor guión el el Festival de Cine de Sundance 2001.
  • Recibió el premio AFI 2002 al mejor guión.
  • Obtuvo cuatro Independent Spirit Awards 2002, los correspondientes a mejor película, director, guión y actriz de reparto (Carrie-Ann Moss).
  • Momentos literarios Vol. 4

    Epílogo del ciclo Neruda


    […]
    -¡No sea pajarona! -reventó también la madre-. ¡Ahora tu sonrisa es una mariposa, pero mañana tus tetas van a ser dos palomas que quieren ser arrulladas, tus pezones van a ser dos jugosas frambuesas, tu lengua va a ser la tibia alfombra de los dioses, tu culo va a ser el velamen de un navío, y la cosa que ahora te humea entre las piernas va a ser el horno azabache donde se forja el erguido metal de la raza! ¡Buenas noches!
    […]


    Antonio Skármeta «El cartero de Neruda»

    Momentos literarios Vol. 3

    Segunda entrega del ciclo Neruda


    Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

    Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
    y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

    El viento de la noche gira en el cielo y canta.

    Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
    Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

    En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
    La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

    Ella me quiso, a veces yo también la quería.
    Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

    Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
    Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

    Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
    Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

    Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
    La noche está estrellada y ella no está conmigo.

    Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
    Mi alma no se contenta con haberla perdido.

    Como para acercarla mi mirada la busca.
    Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

    La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
    Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

    Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
    Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

    De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
    Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

    Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
    Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

    Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
    mi alma no se contenta con haberla perdido.

    Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
    y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.


    Pablo Neruda «Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Poema veinte»

    Momentos literarios Vol. 2

    Continuamos culturizando (léase «sigo aburrido»)


    Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
    y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
    Parece que los ojos se te hubieran volado
    y parece que un beso te cerrara la boca.

    Como todas las cosas están llenas de mi alma,
    emerges de las cosas, llena del alma mía.
    Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
    y te pareces a la palabra melancolía.

    Me gustas cuando callas y estás como distante,
    y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
    Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
    déjame que me calle con el silencio tuyo.

    Déjame que te hable también con tu silencio.
    Claro como una lámpara, simple como un anillo.
    Eres como la noche, callada y constelada.
    Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

    Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
    distante y dolorosa como si hubieras muerto.
    Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
    Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.


    Pablo Neruda «Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Poema quince»

    Momentos literarios Vol. 1

    Nuevos contenidos… Espacio literario para amenizar y culturizar el blog… Vamos, que me aburro y no tengo otra cosa que hacer Happy


    Es verdad; pues reprimamos
    esta fiera condición,
    esta furia, esta ambición,
    por si alguna vez soñamos.
    Y sí haremos, pues estamos
    en mundo tan singular,
    que el vivir sólo es soñar;
    y la experiencia me enseña,
    que el hombre que vive, sueña
    lo que es, hasta despertar.Sueña el rey que es rey, y vive
    con este engaño mandando,
    disponiendo y gobernando;
    y este aplauso, que recibe
    prestado, en el viento escribe
    y en cenizas le convierte
    la muerte (¡desdicha fuerte!);
    ¡que hay quien intente reinar
    viendo que ha de despertar
    en el sueño de la muerte!

    Sueña el rico en su riqueza,
    que más cuidados le ofrece;
    sueña el pobre que padece
    su miseria y su pobreza;
    sueña el que afana y pretende,
    sueña el que agravia y ofende,
    y en el mundo, en conclusión,
    todos sueñan lo que son,
    aunque ninguno lo entiende.

    Yo sueño que estoy aquí
    destas prisiones cargado,
    y soñé que en otro estado
    más lisonjero me vi.
    ¿Qué es la vida? Un frenesí.
    ¿Qué es la vida? Una ilusión,
    una sombra, una ficción,
    y el mayor bien es pequeño,
    que toda la vida es sueño,
    y los sueños sueños son.


    Pedro Calderón de la Barca «La vida es sueño. 2ª jornada. Escena XIX»