Fragmentos

whisky[…] A veces pienso que las personas malas tienen más suerte que las buenas personas. Mi marido, por ejemplo, era buenísimo con todo el mundo y murió de cáncer de esófago. Ya por último tenía que darle de comer por una sonda que tenía en la barriga y le llegaba hasta el estómago. Por suerte no le dolía, pero estaba consumido…

Él trabajaba en el Cabildo y una vez le regalaron una caja de whisky, ¿sabe cuál es el White Label? Bueno, pues él la aceptó pero cuando llegó a casa me dijo que la tirase a la basura porque por lo visto es medio malo. Por aquel entonces su hermano tenía la costumbre de venir a mi casa a tomar el aperitivo. Entonces, lo que hice fue rellenar la botella de Johnnie Walker de mi marido con el White Label que le había regalado, no iba a tirar una caja entera de whisky a la basura. Las botellas de antes se podían rellenar, no como las de ahora, así que me fue fácil hacerlo.

Bueno, pues mi cuñado día tras día bebía de esa botella y acabó bebiéndose la caja entera. Lo que más gracia me hacía es que cuando se tomaba la copa se relamía todo y decía «es que no hay nada como un Johnnie Walker«. Mi marido decía que no tenía perdón por estar engañando a su hermano así, pero tampoco es que lo estuviese envenenando, ¿no? […]

4 respuestas a «Fragmentos»

  1. Pingback: Mogán Blog Plaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.