Tregua reticular

reticularHasta hace unos días, mi formación reticular me estaba pidiendo tregua. Y es que todo comenzó el jueves pasado con la salida nocturna a La Laguna. Luego el viernes tuve partido y salí de nuevo, pero para la Calle de la Noria en Santa Cruz. El sábado tuve la cena de despedida de la doctora [A]. El domingo fui a la Romería de Tegueste desde por la mañana hasta por la noche. El lunes por la noche directamente no dormí por razones que no vienen a cuento. El martes tuve el cumpleaños de [E], después el partido del derbi y luego un amago de sueño por razones que tampoco vienen a cuento. Por fin, ya miércoles, pude dormir tranquilamente aprovechando que este jueves era día festivo en el trabajo.

Nada sano, nada sano…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.