5 cosas que contarte

memeSoy un jodido despistado y dejado de la vida, lo sé y lo reconozco. Desde el 20 de diciembre tengo un meme pendiente por completar y es hoy cuando me pongo a hacerlo, vaya fundamento que tengo. Bueno, lo dicho, una lista de cinco cosas que muy poca gente conozca y que no haya publicado en mi blog o en cualquier otra página.

  1. Al nacer quedé un poco atascado en el canal del parto de mi madre, quizás por los casi 5 kilos que pesaba, un gordito innato. Este atasco me produjo una pequeña hipoxia cerebral, que no llegó a males mayores porque me sacaron con fórceps dejándome como resultado la clavícula izquierda fracturada. Las secuelas de la hipoxia fueron ligeras, siempre fui el típico niño que se tropezaba con todo y acababa en el suelo a la mínima. De funciones cognitivas salí bien parado, nunca me ha costado estudiar ni aprender, así que puedo decir que una virtud por un defecto.
  2. Soy un maniático perfeccionista, si sé que yo lo puedo hacer mejor que otra persona no delegaré jamás una tarea. Esto me ha proporcionado discusiones importantes con distintas personas por el hecho de no dejarles hacer las cosas, pero bueno, es algo con lo que tengo que vivir. Supongo que intentar hacer las cosas lo mejor posible tiene su lado bueno, así como su lado malo.
  3. No soy un experto, pero puedo decir que sé más de sujetadores que la majoría de los tíos. Me hace gracia cuando la gente se pone hablar de la talla de sujetador, que si 85 o 90, más que nada porque esa medida hace referencia al perímetro de la caja torácica. Lo realmente importante es la copa del sujetador, lo que contiene los pechos. Una nadadora puede tener fácilmente una talla 95 o más simplemente por la hipetrofia de sus musculatura y sin embargo tener una copa B, vamos, estar plana. En el extremo opuesto, una chica con una talla 80 o menos puede tener una copa D, vamos, una exageración anatómica comparativa.
  4. Desde pequeño siempre tuve claro que quería estudiar Medicina, hasta que fui a la jornada de puertas abiertas de la ULL y supe cuántos años tenía que estudiar. Después de eso decidí hacer otra carrera sanitaria, preferiblemente Fisioterapia, así que fui a la charla y me enamoré. Desde entonces mi único objetivo fue conseguir una media alta para poder entrar a la carrera. En Bachiller saqué un 8.00 de media, y como no me gustó pues me puse a estudiar para Selectividad y saqué un 9.341. Lo mejor fue poder restregarle en la cara esa puntuación a la repelente de mi clase, que consiguió matrícula en Bachiller porque le inflaron las notas descaradamente. ¡Es que odio las injusticias!
  5. Tengo complejo de profesor, me encanta enseñar de todo a todo el mundo. De pequeño, cuando decía «¿Sabes que…?» era la señal de alarma para mis padres y familiares de que iba a decir algo que había leído en la revista Muy Interesante o había visto en algún documental. Hoy en día sigo enseñando cosas, sólo que la diferencia de entonces a ahora es que antes me escuchaba todo el mundo y ahora muy pocos lo hacen, ¡pero el resto se lo pierde!

Ala, ya está. No quiero comprometer a nadie para que haga este meme, así que si alguien lo lee y decice hacerlo, que deje caer un comentario, un pingback o un trackback. Por cierto, hay muchas más cosas que podría contar, pero he contado lo menos privado y comprometido ;).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.