Dos veces

Dos veces miré hacia atrás mientras me marchaba, dos veces antes de salir de tu casa. Dos veces que le diste la vuelta a la llave que estaba en la puerta, simplificando sin palabras lo que querías decir. Vale que mañana tengas cosas que hacer, que ya eran las doce y media, pero de ahí a que no me puedas dar cinco minutos… Joder, sí tú no me los puedes dar, ¿quién coño me los dará? ¿Tan egoísta y caprichoso y otras tantas cosas que me has dicho soy? Diablos, tal vez pido mucho para lo que me puedes o quieres dar… Sólo quería alguna muestra de cariño, cinco minutos para los dos, sólo eso…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.