Bajada:Subida

Parental Advisory Imagen y ancho de banda cortesía de la RIAA (que os jodan cabrones).

Bueno, a lo que iba: cagarme en la madre de los putos directivos de Auna y Ono. Hasta que [J] no sabía nada de la compra de Auna por parte de Ono. El caso es que los hijos de puta me han recortado la subida de 300Kb a 150Kb dándome una subida de 18,75KB, siempre teóricos y nunca reales. Es decir, tengo una bajada de 2Mb y una subida de 150Kb, el peor ratio de toda Europa en conexiones, y eso que las conexiones de cable permiten un ratio simétrico de subida y bajada. Vamos, que no sé si echarme a reír o a llorar, llamar al servicio técnico y armársela, quemar las oficinas de Auna o yo qué sé… Hijos de puta, cabrones de mierda… Por lo visto, según la legislación vigente el ISP está obligado a avisar con un mes de antelación ante cualquier cambio, y tengo dudas sobre si había alguna cláusula en el contrato que dijese «Podemos bajar la velocidad de su conexión cuando nos salga de la bolsa escrotal».

¿Para cuándo el PLC? Encima con la compra de Endesa yo no sé si Gas Natural tendrá en mente implantarlo…

Total Overdose

¿Cuánto me ha durado? Un día apenas… Está curioso, pero no deja de ser una burda imitación de GTA. Lo que lo cambia un poco son las acrobacias tipo Matrix, lo que se conoce como «tiempo bala» aunque como bien ha apuntado [I] por lo menos en Matrix las balas iban más lentas porque aquí la acción se ejecuta a cámara lenta pero las balas salen disparadas a la misma velocidad, lo que relativamente implica que salen más rápidas de lo normal.

Aparte de ese dato, la historia se ve un poco recortada, porque (si no te has pasado el juego no sigas leyendo):

La banda sonora, muy buena, para ambientar al jugador en el México de la época con música actual a cargo de Molotov, Control Machete o Delinquent Habits, todos grupos mexicanos. También hay algunos guiños a las canciones más conocidas de aquellas tierras, como puede ser «La Cucaracha»:

La cucaracha, la cucaracha
ya no puede caminar
porque no tiene, porque le falta
marihuana que fumar.

La mentira de Mary Poppins

[email protected] nos acordamos de la película de Disney en la que Dick Van Dyke interpretaba a Bert, un deshollinador-cantante-bailarín bastante simpático. Sin embargo, en la época en la que está ambientada la película la realidad era otra muy distinta. Pocos deshollinadores pasaban de la mayoría de edad, y mucho menos tenían la edad de Bert, sino que eran menores de edad, niños capaces de meterse por los recovecos de las chimeneas. Si quieres saber más, puedes leer uno de los capítulos del libro de Sherwin B. Nuland «Cómo morimos», uno que se titula «La malevolencia del cáncer», muy interesante. Tengo ganas de ojear el libro a ver si el resto es igual para comprármelo.