Largos trayectos

Bajar y subir, estoy cansado, la carretera me puede. La recompensa vale la pena, y espero que sientas mejor el cuello, al menos confírmame que he aprendido algo durante estos 3 años de carrera. Tu aroma me impregna, y no quiero perderlo. ¿Cuándo será el día en que no nos tengamos que despedir?

No estoy para escribir mucho… Ahora mismo estoy hablando con [E] y pienso que es posible que sea un bicho raro. Esta manía que tengo de decir las cosas que pienso sin pasarlas por ninguna criba, por ningún filtro, es algo relativamente difícil de encontrar. Hoy en día se llevan más las verdades a medias, los susurros en silencio, y no las declaraciones abiertas de pensamientos y sentimientos. Vaya, empiezo a comprender por qué decías que iba a saco, aunque con estilo, eso sí…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.