¿Pero qué me pasa?

A veces me pregunto «¿pero qué me pasa?». Escribo cosas que no debería escribir, que deberían estar guardadas en un cajón de mi pensamiento. No pretendo dar publicidad a todas las cosas que pienso y siento, es sólo que necesito escribirlo. De vez en cuando aparecen frases bonitas, interesantes, pero intento mirarlo desde un punto de vista objetivo y pienso «pero qué empalagoso soy». ¿Lo soy? No sé si lo soy con seguridad, sólo sé que lo que siento es real, y lo que escribo también lo es. Vale, hay cosas que las imagino pero, ¿lo que imaginamos no es real? Es real en mi cabeza, lo imagino y creo que es real, así que puedo afirmar que para mí lo es.

Son esos momentos de somnolencia, que abren esa pequeña grieta en el muro de contención y dejan escapar pensamientos sueltos que se van entrecruzando y plasmando en estas líneas. ¿Las imagino, nacen de la nada, o ya existen en mi cabeza como un compendio de personas, situaciones y lugares? Vaya, parece que no todo es imaginación, que tú existes y no te he creado. Tengo sueño, demasiado sueño como para estar aquí escribiendo, así que iré a la cama con la esperanza de imaginarte, o más bien, rescatarte de la marea de mis pensamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.