A los pies

A los pies de la santa cruz, arrodillada,
en nombre de Jesús juraste un gran amor.
Juramento no cumplido, fingiendo y engañando.
Para mí fue una mentira, para Dios fue un pecado.

El corazón tiene razones que la propia razón desconoce,
hace promesas y juramentos pero después se olvida.
Siguiendo este principio tú también prometiste,
viniendo a jurar un gran amor que después olvidaste.

Autor: Abraham

Autor de Liberitas. Desde el 2004 escribiendo desvaríos

Deja un comentario