A los pies

A los pies de la santa cruz, arrodillada,
en nombre de Jesús juraste un gran amor.
Juramento no cumplido, fingiendo y engañando.
Para mí fue una mentira, para Dios fue un pecado.

El corazón tiene razones que la propia razón desconoce,
hace promesas y juramentos pero después se olvida.
Siguiendo este principio tú también prometiste,
viniendo a jurar un gran amor que después olvidaste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.