Las ganas de jugar

Rambo croupier [y II]No es mi primera vez, y no puedo prometer que será la última. A veces ocurre que de pronto aparece un nuevo tablero, unas nuevas combinaciones, unas nuevas cartas.

Y sientes que tienes que jugar.

Puedo aprender a jugar, y lo tomaré como un reto para mí y contra mí, nadie más. Jugaré hasta intentar dejar de ser un principiante en estos menesteres, pero no aseguro que llegue a ser bueno. Tampoco aseguro que le ponga mucho empeño, o que quiera ganar o que simplemente quiera perder, porque puede que me canse y pierda el interés.

Porque no es ludopatía; que me guste jugar no significa que sea una necesidad.

Soy un tío raro, siempre apuesto al todo o nada. Soy de esos que funcionan en base a causas y efectos, o causas y consecuencias, y por eso me gusta tanto conocer las reglas. Y es también por eso que exijo que todos los jugadores las cumplan, o abandono la partida.

Y si la partida es entre dos, si uno se marcha entonces se acabó el juego. Esa puede ser la única jugada ganadora, para no perder el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.