Batallas, heridas y cicatrices

P5270123Aún recuerdo cuando nuestros cuerpos luchaban el uno contra el otro en una sucesión de batallas sin cuartel. Aquellos combates en los que todo valía, en la cárcel de mi habitación.

A veces tu boca sobre mi cuello dejaba la firma de un mordisco apasionado, y del espejo brotaba a la mañana siguiente el regalo de mi cuerpo magullado. Tus uñas dejaron marcas en mi piel y heridas en mi corazón, pero ahora me duelen las cicatrices de aquellos momentos.

Maldita buena memoria la mía. Bendita mala memoria la tuya.

Pensamiento del día

P5270139

El sexo es como bailar, el hecho de moverte no implica que lo hagas bien.

Decir «no» es facilísimo, lo realmente difícil es actuar en consecuencia.

De repente encuentras en un cajón olvidado algo que escribiste hace mucho tiempo, y resulta ser una predicción de lo que está ocurriendo ahora en el presente. Y entonces te preguntas por qué no podrás hacer lo mismo con los números del sorteo del Euromillón.

Pensamiento del día

Baloo en su casa-cama

Ese incómodo momento en el confirmas que eres tan especial como el resto de los demás.

Es mejor que te lleves bien con las personas amables; si les das algún motivo, por las malas son muy peligrosas.

Con el tiempo y la experiencia suficientes pocas cosas te sorprenden; luego te das cuenta que no eres ni tan viejo ni tan experto, simplemente hay mucha gente previsible.

Pensamiento del día

El color del otoño IV

Si sólo vives de recuerdos, ¿a qué te dedicas ahora en el presente?

Las personas convincentes son muy peligrosas, porque tienen esa facilidad para maquillar mentiras por verdades y viceversa.

Cuando estás mejor en soledad que en compañía es una situación un tanto triste, pero no está claro si lo es más para ti o para la otra persona.

Seis días

Las líneasSeis días y unas cuantas horas más
que mis ojos no se deleitan en ti.
Tu cuerpo no acaricia ya mis manos,
y de nuevo amanece casi helado
un corazón ya cansado de latir.

Otra vez te extraña mi almohada
empapada de sueños y amor.
Y pensaba que ya había aprendido,
que a tu ausencia me había acostumbrado,
pero la realidad me devuelve el dolor.

Ya seis días sufriendo nostalgias
por aquello que no pude hacer.
Y aunque tenga el pecho de acero
a veces pareciera que muero
estando lejos de donde quiero volver.

Por eso espero tu regreso como un regalo,
mas no sé si debo o si acaso es algo malo.
Pero hasta entonces sólo me queda suspirar
cuando tantas veces no nos podemos besar.