Pensamiento del día

No te vacunes contra la felicidad y contagia a todo el mundo con ella.

Sí, yo también pienso que es difícil, sobre todo si llevas un puñal clavado en la espalda.

A veces ciertas personas se devalúan hasta límites insospechados; es entonces cuando piensas «vales tan poco que aunque te rociara con gasolina y te lanzase una cerilla estoy seguro que no prenderías».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.