Complejo de autosuficiencia

– … y es por eso por lo que nadie te quiere…

Ella giró su cara ocultando las lágrimas que brotaban de sus ojos, espejos de su alma dolida por mis palabras. Y es que no hay peor ofensa que la verdad misma, porque cada palabra se clava dentro con la fuerza de la certeza de lo innegable. Secas ya sus lágrimas me volvió a mirar a los ojos para increparme por cada letra de cada palabra dicha.

– No culpes al espejo por el reflejo que ves en él -le dije.

Y allí la dejé, silenciosa, rencorosa, dolida y odiándome, tal vez hasta la eternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.