De vuelta

Acabo de volver del sureto, de Playa San Juan, ya te contaré. Tengo prisa ahora mismo, lo único que quiero que sepas es lo siguiente, aunque sea una bobería:

La misma distancia hay desde mi corazón a tu ombligo que desde tu cabeza a mi pecho.

Ya hablamos después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.