No sé si alguna vez te has preguntado por qué algunos símbolos de la tabla periódica no se relacionan mucho con los nombres de los elementos. La razón es simple, los nombres verdaderos de los que se tomaron las abreviaciones estaban en latín.

  • Ag – Argentium (plata). ¿Alguna vez te has preguntado por qué se llama Argentina de esa manera? Ese país posee las mayores minas de plata del mundo, así que alguna relación debe haber. ¿Y el Río de la Plata? Pues una cosa lleva a la otra.
  • Au – Aurum (oro). El disco áureo, metáfora del Sol siendo éste un círculo dorado. El número áureo, el número dorado, omnipresente en la naturaleza.
  • Cu – Cuprum (cobre).
  • Fe – Ferrum (hierro).
  • Hg – Hydrargyrum (mercurio).
  • I – Iodium (yodo).
  • K – Kalium (potasio).
  • Na – Natrium (sodio).
  • P – Phosporus (fósforo).
  • Pb – Plumbum (plomo). Fontanero se traduce a inglés como plumber, porque antiguamente las tuberías se fabricaban en plomo.
  • S – Sulphurium (azufre). Cuando se dice que alguien se sulfura quiere decir que se irrita o enfurece. Los romanos creían que cuando los volcanes expulsaban lava era porque el dios llamado [qué casualidad] Vulcano se enfurecía. Tan sólo hay que tener en cuenta que la principal fuente de producción del azufre eran los volcanes, así que ahora saca la relación.
  • Sb – Stibium (antimonio).
  • Sn – Stannum (estaño).

¿Se nota que me gusta la etimología? La etimología completa en español puede ser descargada en este enlace, aunque personalmente prefiero este listado en inglés porque me parece más completo en cuanto a la explicación etimológica.