Pensamiento del día

«Nunca», «jamás» o «siempre» son palabras muy cortas para demasiado tiempo; «todo», «nada», «mucho» o «poco» son unas cuantas letras que no hacen justicia a la cantidad que representan; no uses ninguna de ellas a la ligera.

Toda palabra es una acción es sí misma y, como tal, tiene sus consecuencias.

A pesar de ser una entidad abstracta, una palabra puede ser tan pesada como una losa o tan ligera como para que se la lleve el viento; tan agradable como una caricia de terciopelo o tan hiriente como un puñal frío; y sin embargo, la misma palabra puede ser distinta para cada uno de nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.