¿Quieres? Pues NO

Vamos a ver, que ya somos mayores. Habemos caprichosos por el mundo, pero también hay grados y niveles. Si alguien está acostumbrado a la sumisión de los demás, a bajar la cabeza y aceptar la dictadura que impone… Pues conmigo no va ese rollo. Si te gusta que te digan que sí, pues te diré que no. Si te gusta que hagan lo que quieras, pues haré lo que yo quiera.

Además, si crees que vales la pena como para permitirte algo de mandato andas mal. A otras personas, personas que den y reciban equitativamente, les puedo permitir una cierta confianza, pero cuando topamos con un agujero negro que engulle todo y no da nada a cambio… NO, no no no… Me niego absolutamente. ¿Que tú das y recibes, antes los demás que el bienestar de uno mismo? Hace tiempo que la dictadura acabó en nuestro país, el paternalismo no va con la mayoría de nosotros, así que no decidas por nadie según TUS intereses. Aquí cada uno tiene sus decisiones, sean buenas o malas, así que guárdate tu sermoneo o si no, actúa de acuerdo a lo que dices.

Tocar la moral no es bueno, y dar por locos a los demás sólo porque llevan la contraria pues no. ¿Acaso no te das cuenta que hay que ser una "esponja" en esta vida? Hay que aprender de todos y enseñar a todos, pero no una enseñanza impuesta sino interactiva, la base de la comunicación de información.

Odio tener que llevar una conversación, me remito al diálogo interactivo. De nada me sirve a mí que hable durante media hora si recibo respuestas de un par de palabras. ¿Qué clase de incentivo crees que recibo por tu parte? Hablar con una pared no me hace gracia, para eso sermoneo a todo Internet desde mi blog, que sé que pocos o nadie lee. Por lo menos me desahogo, porque esa es otra, no se puede hablar claro. La verdad es lo que más duele, pero cuando todo el mundo alardea de hablar claro y les muestras la verdad se enclaustran en un comportamiento de ostracismo, aquí dentro nadie me dice las cosas feas y vivo en mi mundo feliz.

Tócate los cojones, a eso lo llamo yo hipocresía pura y dura. Además, ¿qué mierda es esa de creerse superior a los demás? Sólo aquel que se cree superior es el que más bajo está. A veces vale más un poco de humildad, no intentar estar por encima de los demás, de intentar pisarlos, dejarlos a la altura del betún. Los que hacen eso son odiados y pocas veces respetados. ¿Pero de qué te sirve ser respetado por el miedo que impones? La política del miedo no da más que enemigos, las buenas personas se ganan el respeto por ayudar y mostrar un lado amable a los demás.

¿Que tú eres buena persona? ¿Y eso quién te lo dice? Perdona que te lo diga así de brusco, pero y una mierda. El síndrome de Estocolmo también lo sufren las mujeres maltratadas por los hijos de puta de sus maridos, los disculpan y piensan que van a cambiar, pero no pasa eso conmigo. Yo te tengo a un lado, en el lado de los que no merecen simpatías por nadie. Tu puta moral, tu jodida moral biliosa y agria no te permite decir nada bueno.

Sé que estarás pensando mierda de mí, pero me importa bien poco, sólo me importan las opiniones de las personas que aprecio, como a esa que tienes bajo tu yugo. Sé, me puedes decir que está porque quiere, pero precisamente sufre el síndrome de Estocolmo contigo. Te disculpa, ¿lo sabías?, incluso cuando lo tratas como una puta mierda. Claro que me asusté, no veía trato vejatorio como ese en la vida real hasta entonces. Si alguien te tratase así comprenderías lo que se siente. Claro, si alguien te trata así lo mandas a la mierda y punto, va en contra de tu corriente y eso no es compatible contigo.

Gente rara, si, si, gente rara e interesante. En el fondo me das pena, no sé qué coño hago ni tan siquiera pensando en ti para despotricar, aunque mirándolo desde el otro lado del espejo, yo no soy nadie para ti. Realmente hay veces que pienso si lo dices debido a tu jodida forma irónica de ser o porque realmente lo piensas. Un amigo, un conocido, alguien que viste una vez… No, nada de eso. Nada de nada.

No vales ni el tiempo que paso aquí escribiendo, no sé que coño hago escribiendo sobre ti en realidad, pero como ya lo hice una vez, precisamente la primera vez que te vi, pues quería recordar la sensación de poder soltar toda la mierda que generas dentro de mí. Ah, sí, que no sabías eso, pues mira, te pongo el link aquí mismo.

Todavía me queda más por escribir, pero ya será en otro momento. Me voy, espero que te sea leve.

Fdo. Mi conciencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.