Sábado de piñata

Al final decicimos salir anoche para Santa Cruz, Edu y yo vestidos otra vez como el sábado anterior ya que nuestro disfraz tuvo gran éxito. Una botella de Pampelmuse después de llegar, fuimos los tres que habíamos bajado a recorrer las calles. Poca gente en general, cada vez se nota más la ausencia de afluencia y quiero pensar que es por el mal tiempo y no porque la fiesta esté declinando, aunque con todos los quincómanos que se suelen juntar abajo pues… Nos fuimos temprano, a las siete de la mañana, sólo que tuvimos que esperar hasta las siete y media hasta que llegase una 014. La garganta como papel de lija y los pies destrozados, pero nos divertimos y eso es lo que cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.