Pensamiento del día

¿Qué diferencia existe entre “hacer el amor” y “follar”? Yo creo que el primero no es más que un eufemismo del segundo porque, al fin y al cabo, en ambos casos se realiza el mismo ejercicio físico… Normalmente se intenta establecer una diferencia no en el acto en sí mismo sino en la carga sentimental que, supuestamente, existe en el primer caso y no en el segundo. Yo creo que son pamplinas, creo que la única diferencia es que la expresión “follar” es más vulgar y no suena tan bonita como “hacer el amor”, nada más.

Me gusta tener momentos de aburrimiento porque de esa manera puedo buscar actividades para ocupar mi tiempo. Son esos instantes en los que los engranajes de la mente comienzan a moverse y surgen nuevas ideas, inquietudes, proyectos y objetivos a alcanzar. También son oportunidades para realizar una introspección, mantener diálogos internos, revisar la memoria y analizar los datos. Otras veces, como si se tratase de un estado de consciencia alterado, percibo la realidad que me rodea de una manera distinta, sus sonidos, olores, formas y colores. Luego, saco mis conclusiones, me vuelvo a aburrir y vuelta a empezar.

La ironía es una figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice. El sarcasmo es también una figura retórica pero consiste en emplear la burla sangrienta, una ironía mordaz y cruel con que se ofende o maltrata a alguien o algo. La única diferencia entre ambos conceptos es la intención del interlocutor, de hecho hay quien sostiene que el sarcasmo es la forma verbal de la ironía, pero sería entrar en discusiones que no llevarían a ninguna conclusión. La cuestión es que de manera coloquial se suelen usar indistintamente ambos términos a pesar de ser dos palabras con distintas acepciones en el Diccionario de la Lengua Española.

Pensamientos apócrifos

A veces logramos encontrar un lugar donde poder echar una mirada hacia nuestro interior y es entonces cuando afloran hacia la superficie multitud de ideas que quizás llevaban demasiado tiempo bajo las densas aguas del pensamiento racional.

Uno de los mayores errores del ser humano es pensar que el corazón, tratándose de un músculo involuntario, es el responsable de las emociones. ¿Por qué no un bíceps o un cuádriceps? Esta idea surge debido a que cuando recibimos algún tipo de información con una gran carga emocional se produce en nuestro pecho una punzada, a menudo dolorosa, que interpretamos como una herida en nuestro corazón. No es más que una contracción violenta cuyo origen se encuentra en otro lugar.

Las emociones y los sentimientos tan sólo se encuentran en nuestra mente y pueden llegar a ser tan poderosos como para influir directamente sobre el funcionamiento de otros órganos de nuestro cuerpo como, por ejemplo, el propio corazón. Es una idea romántica el considerar a este órgano como motor de la vida y de las emociones, pero nada más allá de los versos de amor y tristeza. Bombear sangre a todo nuestro cuerpo es un trabajo suficientemente intenso como para andar preocupándose de otros menesteres.

Se trata de una mentira, piadosa o no, pero nada más. Como en todo, hay quien sabe mentir mejor y peor. No me gustan las personas mentirosas pero confieso que en ciertos aspectos admito que hacen gala de una gran memoria ya que deben recordar todos los detalles de la verdad y, además, aquellos detalles concernientes a su mentira. Por si esto no resultase suficientemente complicado, además tienen capacidad para hacer creer en su falsa veracidad.

No importa lo grande que sea la mentira sino lo bien que logres aparentar que se trata de una verdad. Esta es la máxima en este mundo de apariencias en el que muy pocas cosas son realmente ciertas salvo las pérdidas. Es algo que nos une, independientemente de nuestras diferencias, todos perdemos algo en nuestra vida. En ocasiones ocurren más a menudo de lo que desearíamos y casi siempre son tomadas como acontecimientos negativos. La clave radica en la capacidad personal de interpretarlas como nuevas oportunidades que surgen para marcarnos nuevas metas a alcanzar.

¿Quiénes somos? Podríamos afirmar que somos ese conjunto de creencias que cada individuo ha creado sobre sí mismo, y es verdad, pero además de esa propia imagen que hemos forjado sobre nosotros mismos también somos todas esas imágenes que cada persona que conocemos ha construido sobre nosotros. Soy un hombre de fuertes convicciones y hay muy pocas personas que me importen lo suficiente como para que la imagen que han formado sobre mí me preocupe pero, afortunadamente, no todo el mundo es igual.

Creo que esas personas que aparentan son las que más preocupadas están por esa imagen externa que existe sobre ellas ya que, al fin y al cabo, su mundo se basa en reflejos sobre máscaras de porcelana, maquillaje emocional, materialismo superfluo y capacidad de mimetismo. En realidad estas personas despiertan cierta lástima ya que su autoestima depende directamente del juicio de los demás. Además, obligarse a no ser uno mismo muestra una actitud vacía y triste ante la vida y las relaciones interpersonales. Personalmente prefiero ser odiado por ser quien soy que ser querido por aquello que aparento ser.

Hace tiempo, y basándome en la experiencia, sostenía que existen personas que no están preparadas para mantener una relación de pareja pero una vez más me equivocaba en mi razonamiento. Todo el mundo está preparado para tener pareja, tan sólo es cuestión de encontrar a alguien compatible, alguien afín a tus intereses, a tu forma de pensar y actuar. La confianza en uno mismo es fundamental, creer en las propias posibilidades, esperar lo mejor y prepararse para lo peor.

No son más que pensamientos apócrifos, estos pensamientos y más se encuentran en Adiós, amor.

Pensamientos retenidos

Estás sola dentro de tu alma, no sabes nada de ti, ni siquiera sabes lo que ves, el porqué de tus suspiros, lo que hay en tu cabeza, lo que yo sé, lo que sientes, lo que hay en tus sueños… Porque tu vida es sólo eso, un sueño.

Eres una niña acostumbrada a ser siempre exigente, que de pronto cambia su parecer y pierde el empeño. Bueno, te torciste, cambiaste y me dejaste solo, lo hiciste otra vez de nuevo, muy mal como siempre. No dirigiste la mirada hacia el verde terciopelo sobre el que podrías haber caminado en la cumbre.

Querías disfrutar, aunque solo tú y nadie más. Salir, correr y gritar. Querías espacio, algo así como salir de tu vista para después quererme de vuelta y proseguir con el adagio.

Eres una niña muy caprichosa y me lo decían tus grandes ojos de miel cuando miraba en ellos. ¿Cómo podría haber hecho tuyo el mundo que querías si ni siquiera me dejabas hacerlo mío?

Intenté hacerte cambiar pero de alguna manera ya nada importaba, no me sentía igual. Se trataba de lo que tú decías, que quisieras, cómo te sentías, cómo jugaste hasta el final.

En compañía no respondías al teléfono, pero era un crimen si yo hacía lo mismo contigo. Estabas con tus amigos, que eran más que yo, y luego me exigías atenciones y cariños.

Vivimos en un mundo extraño, salvaje y violento. Yo quería morderlo pero es difícil y tiene espinas. Es un mundo que finge y aparenta sentimientos, un mundo en el que nos comportamos como cosas extrañas.

A menudo fabricamos nuestros cuentos de hadas, pero al despertarnos demuestran ser todos falsos. Despierta, podría ser bueno para ti.

Somos libres para creer y elegir nuestra realidad, los demonios que nos persiguen, pero sé que puede ser difícil esconderse de un monstruo tan grande como tu pequeña mente, que sientes que se traga el universo.

Y yo ya no vivo más con miedo, soy como un huracán que ya no puedes controlar. Me siento bien bajo mi piel y de nuevo comienza mi vida desde cero sin mostrar una duda.

Cada día ante mis ojos hay un remolino de colores, no más blanco y negro, provocado por un big bang que ocurrió hace millones de años. No es tan difícil de entender, así que toma los libros de ciencia y echa fuera todo el egocentrismo.

Soy un hombre con un claro “por qué” y funciono racionalmente a los ojos de alguien que me persigue. Sé que es muy fácil deslizarse y dejarse llevar pero mira por dónde se ha ido nuestro tiempo y habrá alguna evolución en ti.

Pensamiento del día

music

Eres como la música, podría vivir sin ti pero mi vida no tendría sentido.

Mi tiempo sólo conoce dos medidas, eternidad e instante: la eternidad que transcurre entre los instantes que compartimos juntos.

Una vez dije que los mejores momentos de inspiración coincidían con épocas sentimentalmente desfavorables, pero no es cierto. En realidad, éstos coinciden con estados de mayor intensidad emocional, sea cual sea el sentimiento, lo que cuenta es que sea efervescente.

Pensamiento del día

morning

The morning after the night before was the very first time I really felt that I have lost you. That’s why I wrote down my feelings, just to try to take them away and tie them with virtual words. I have failed miserably, they have come back to me.

Ir al cine solo me parece muy triste, casi tanto como ir a cenar a un restaurante y sentarte en una mesa para dos cuando sabes que la otra silla no se va a ocupar. Aunque supongo que la situación más poéticamente triste es caminar solo bajo la lluvia sin paraguas, empapado hasta los huesos y con el frío en el alma.

Los sentimientos no existen, existen pensamientos e interpretaciones derivados de reacciones fisiológicas. Nadie siente nada, simplemente sufre una serie de reacciones biológicas internas que son traducidas a ideas preestablecidas.