Elecciones

FantasmaTodos los días tenemos que tomar decisiones, más o menos importantes. ¿Qué opción elegir? En mi cerebro comienza un proceso de evaluación de variables mediante el cual pretendo sacar en claro cuál es la respuesta correcta a mi problema. La experiencia marca este proceso de análisis de manera capital. ¿Pero qué es la experiencia? Como decía Ambrose Bierce, cínico y sarcástico hasta la médula, la experiencia es “la sabiduría que nos permite reconocer como una vieja e indeseable amistad a la locura que ya cometimos”.

La sabiduría no es nada sin la memoria, y la memoria no es nada sin datos. Pero, ¿los conocimientos hacen al hombre más sabio? En absoluto, es más sabio aquel que sabe discernir y hacer uso de aquello que conoce que aquel otro con una capacidad de reminiscencia superior que no sabe qué hacer con tanta información. Vaya consuelo… ¿Nadie me puede ayudar en esta complicada tarea?

Hay otras vocecillas que susurran palabras a mi oído: también están invitadas a la fiesta las creencias y las expectativas. Ambas dos se basan en criterios no muy fiables. Las primeras principalmente harán uso de las emociones y los sentimientos que rondan en ese lugar de mi mente que algunos llaman “corazón” y poco tiene que ver con esa bomba hidráulica ubicada en mi pecho. Las segundas harán malabarismos con las probabilidades, números al fin y al cabo, espejismos estadísticos que de lejos se asemejan a certezas. Elucubrarán las posibles consecuencias y me las mostrarán como bocetos de lo que podría llegar a ocurrir.

Esto no quiere decir que deban ser desechadas, simplemente tengo que aprender a escucharlas de manera crítica, con dosis variables de escepticismo y credulidad. Resultaría sumamente fácil si todo se pudiese clasificar en categorías binarias. Nada es blanco o negro, nada es positivo o negativo. La verdad no existe, es una ilusión que depende del sistema de referencia que se utilice en su evaluación. ¿Es que sólo hay incertidumbres en este laberinto?

La religión se basa en creencias, y mis creencias son difíciles de modificar porque suponen la base de sustentación de muchos pensamientos, algo así como los cimientos sobre los que se asientan los constructos de mi “lógica”. Pensar que el edificio de mi mente puede verse reducido a escombros por una modificación de los pilares me produce vértigo. La ciencia, por otra parte, se basa en teorías, datos que por su propia naturaleza los acepto como transitorios. Por eso, si soy científico, si una teoría echa abajo algo que tomaba como una certeza podré sobrellevar mejor el cambio. Sin embargo, si soy un fanático religioso, me aferraré al ataúd de aquella idea decrépita para evitar ahogarme.

La ciencia y la religión son incompatibles entre sí. El pensamiento crítico y la fe son como el agua y el aceite. Me vestiré con una toga negra de puños blancos y una peluca de pelo canoso peinada en curiosos rulos. Tendré que sentar a todos los implicados en la sala del juzgado, escuchar todas sus confesiones y tratar de dar un veredicto.

Creo que al final la única respuesta correcta será la que me dé resultados favorables a mis intereses. Aunque, hablando de intereses… Ahora que lo pienso, quizás debería haber empezado por tener bien clara cuál es la meta antes de romperme la cabeza planteando el itinerario sobre un mapa sin destino.

Conversaciones con Demian

–¡Oh! ¿Por qué se lo ha dicho a usted? ¡Yo pasaba entonces el peor momento de mi vida! 

–Sí. Max me dijo: Sinclair tiene ahora que superar lo más difícil. Está intentando refugiarse en la masa; hasta se ha convertido en cliente asiduo de las tabernas. Pero no lo conseguirá. Su estigma está escondido pero arde en secreto. ¿No fue así?

–¡Oh, si! Así fue exactamente. Entonces encontré a Beatrice y por fin apareció un guía. Se llamaba Pistorius. Me di cuenta de por qué mi infancia había estado tan ligada a Max, de por qué no podía liberarme de él. Querida señora, querida madre, en aquellos días creí muchas veces que tenía que quitarme la vida. ¿Es el camino tan difícil para todos?

Me pasó la mano por el pelo, suavemente como el aire.

–Siempre es difícil nacer. Usted lo sabe; el pájaro tiene que luchar por salir del cascarón. Reflexione otra vez y pregúntese: ¿fue tan difícil el camino? ¿Fue sólo difícil? ¿No fue también hermoso? ¿Hubiera usted conocido uno más hermoso y más fácil?

Negué con la cabeza.

–Fue difícil –dije como en sueños–, fue difícil hasta que apareció el sueño.

Ella asintió y me miró intensamente.

–Sí, hay que encontrar el sueño de cada uno, entonces el camino se hace fácil. Pero no hay ningún sueño eterno; a cada sueño le sustituye uno nuevo y no se debe intentar retener ninguno.

Me sobrecogí profundamente. ¿Era aquello un aviso? ¿Era ya una advertencia? Pero no me importaba; estaba dispuesto a dejarme conducir por ella y no preguntar por la meta.

–No sé –dije– lo que ha de durar mi sueño. Quisiera que fuera eterno. Bajo la imagen del pájaro me ha salido a recibir el destino, como una madre, como una amada. A él le pertenezco y a nadie más.

–Mientras su sueño sea su destino, debe serle fiel –concluyó ella gravemente.

Se apoderó de mí la tristeza y el deseo ardiente de morir en aquella hora mágica. Sentí brotar las lágrimas incontenibles y arrasadoras: ¡ cuánto tiempo hacía que no lloraba! Bruscamente me aparté de ella, me acerqué a la ventana y miré con ojos ciegos por encima de las flores. A mi espalda oí su voz, tranquila y sin embargo tan llena de ternura, como un vaso de vino colmado hasta el borde.

–Sinclair, es usted un niño. Su destino le quiere. Un día le pertenecerá por completo, como usted lo sueña, si usted le es fiel.

Hermann Hesse. Demian

Conversaciones con Demian

Con los ojos llenos de lágrimas contemplé mi dibujo y me encontré leyendo en mi propia alma. Bajé la mirada: bajo el dibujo del pájaro, en el marco de la puerta abierta había aparecido una mujer alta, vestida de oscuro. Era ella.

No fui capaz de articular ni una palabra. La hermosa y respetable dama me sonrió con un rostro que, como el de su hijo, no tenía edad e irradiaba una viva voluntad. Su mirada era la máxima realización, su saludo significaba el retorno al hogar. En silencio le tendí las manos. Ella las tomó con manos firmes y cálidas.

–Usted es Sinclair. En seguida le he reconocido. ¡Bienvenido!

Su voz era grave y cálida. Yo la bebí como un vino dulce y, levantando los ojos, los dejé descansar en sus rasgos serenos, en los negros y profundos ojos, sobre la boca fresca y madura, sobre la frente aristocrática y despejada que llevaba el estigma.

–¡Qué dichoso soy! –le dije, y besé sus manos–. Me parece haber estado toda mi vida de viaje y llegar ahora a mi patria.

Ella sonrió maternal.

–A la patria nunca se llega –dijo amablemente–. Pero cuando los caminos amigos se cruzan, todo el universo parece por un momento la patria anhelada.

Expresaba así lo que yo había sentido en mi camino hacia ella. Su voz y también sus palabras eran muy parecidas a las de su hijo y, sin embargo, diferentes. Todo en ella era más maduro, más cálido y más natural. Pero lo mismo que Max nunca dio la impresión de ser un chico, tampoco ella parecía madre de un hijo mayor: tan joven y dulce era el resplandor de su rostro y de su pelo, tan tersa y lisa era su piel dorada, tan floreciente su boca. Se erguía ante mi más grandiosa que en mi sueño; y en su proximidad era la felicidad, su mirada el cumplimiento de todas las promesas.

Esta era, pues, la nueva imagen en la que se mostraba mi destino; no severa o desoladora, sino madura y sensual. No tomé ninguna decisión, no hice ninguna promesa; había llegado a la meta, a un mirador desde el que el camino se mostraba amplio y maravilloso, dirigido hacia países de promisión, sombreado por los árboles de la felicidad próxima, refrescado por cercanos jardines del placer. Ya podía sucederme lo que fuera; era feliz de saber que esta mujer existía en el mundo, feliz de beber su voz y respirar su proximidad. Que se convirtiera en madre, amada o diosa, no importaba, con tal de que existiera, con tal de que mi camino condujera cerca del suyo.

Hermann Hesse. Demian

Guía del inconformista

Hola, si has llegado hasta aquí es porque has dado el paso más duro e importante: reconoces que eres un inconformista. Serlo no es un problema en sí mismo, las consecuencias sí que pueden traer resultados buenos o malos, todo depende de cómo te las tomes tú y el resto de personas a tu alrededor, pero todo esto es causalidad.

Esta guía fue escrita por alguien igual que tú, sólo que tuvo que hacer un acopio increíble de fuerza de voluntad para publicarla a pesar que no estaba totalmente de acuerdo con el resultado final. En realidad, fue escrita en poco tiempo pero fue su proceso de revisión el que resultó ser demasiado dilatado en el tiempo, pero aquí está como muestra de la capacidad de superación inherente al ser humano para sobrepasar sus propios límites, físicos y mentales.

Sí, ser inconformista es una condición que impone límites físicos y mentales a prácticamente cualquier cosa que hagas en tu vida y, sobre todo, aquellas a las que les pongas especial interés e importancia. Por ejemplo, a tenor de tu orden de prioridades, tu principal interés será el que más sufra tu inconformidad y nunca estarás totalmente de acuerdo con los resultados de tus esfuerzos. Por otra parte, aquello que tenga poca importancia para ti se verá muy poco influenciado por tu falta de conformismo, porque realmente te dará más o menos igual.

Has de saber que tu inconformismo será a menudo causa de muchas desilusiones y frustraciones porque, aunque no lo creas, no todo es mejorable, y digo esto porque el fin último de todo inconformista es mejorar, avanzar, conseguir una meta que nos marcamos y que, una vez alcanzada, se verá reemplazada por otra nueva meta quizás más difícil de conseguir o incluso utópica. Pero no te desanimes por esto, el esfuerzo de alcanzar nuestras metas es el eje motor que mueve los engranajes de nuestra vida.

Si has alcanzado tu meta y te sientes feliz, nadando en la euforia porque ya está todo hecho, siento decirte que este sentimiento es efímero porque, quieras o no, eres inconformista y aunque ahora no lo sepas, tarde o temprano aparecerá por algún resquicio de tu vida algún nuevo objetivo a alcanzar. Si, por el contrario, te embarga la tristeza, la desilusión, la frustración por no haber alcanzado lo que te propusiste un día, a pesar que no lo creas, te alegrará saber que un nuevo proyecto surgirá por algún rincón y volverás a retomar tus ánimos para conseguirlo.

También has de tener claro que todos los objetivos que tengan algo que ver con las personas tienen un alto índice de probabilidad de fallar. No debemos ser pesimistas, a pesar que éstos últimos son optimistas con experiencia. Las probabilidades son previsiones y todo es posible, al menos en nuestro universo y con el tiempo suficiente.

Es por eso que cuando una persona provoque, o sea en sí misma, un fallo para la consecución de tu objetivo no has de tomarlo como algo extraño, porque somos personas y no somos infalibles, porque lo más normal es que fallemos en la mayor parte de los casos. No guardes rencor, no odies lo que es absolutamente normal en la naturaleza humana, porque si alguien te falla está en tu mano y en tu condición de inconformista el tomar la decisión más adecuada.

Así es nuestra vida, muy pocas veces disfrutamos de verdadera felicidad, a menudo nos veremos desanimados y tristes, continuamente nos hallaremos en una especie de competición, exigiendo al mundo y a nosotros mismos cambios y mejorías, pero no debemos sentirnos extraños por ello. Muchos detalles del mundo existen porque otros como nosotros nunca estuvieron totalmente conformes y quisieron mejorar.

Debemos sentirnos orgullosos porque, mientras los conformistas se sientan a ver la vida pasar, nosotros movemos el mundo.