Pensamiento del día

Playground

Si no compartes lo que tienes tendrás muchos juguetes pero pocos amigos con los que poder disfrutarlos.

Tener a alguien a tu lado no siempre significa que tú tengas compañía.

Leer no es sexy y llevar gafas tampoco; ahora bien, una chica sexy con gafas y leyendo, eso sí.

Tras los barrotes

Tras los barrotes

@Ugglytruth: Detrás de toda chica que es fría… complicada… cabrona… extraña o rara… hay una historia de amor que argumenta su comportamiento.

Hoy uno de mis contactos en el Facebook ha decidido publicar una frase algo similar a esta que acabo de citar y la verdad es que no he podido evitar que dentro de mi cabeza comenzasen a moverse los engranajes chirriando como una bandada de arpías aulladoras.

Hace ya tiempo que hablé acerca del locus de control y he de reconocer que poco a poco he ido modificando esa parte de mí volviéndome cada vez más un individuo introspectivo y de locus interno. Quizás es por eso que cuando veo una muestra flagrante, y hasta casi insultante, de un locus externo se disparan mis alarmas porque una experiencia amorosa pasada es una excusa demasiado barata como para justificar una forma de actuar.

Si eres una chica fría, complicada, cabrona, extraña o rara es porque ha sido tu decisión ser así. Fin de la historia.

Las experiencias, una vez ocurren, se quedan en el pasado, no se pueden alterar de ninguna manera; podríamos decir que son imposiciones que tenemos que aceptar queramos o no. Sin embargo, la manera de analizarlas y actuar en función de ellas es una opción de cada uno. Echarle la culpa de tu ineptitud a la hora de mantener relaciones sociales o interpersonales a una experiencia sentimental pretérita no hace más que demostrar tu incapacidad para adaptarte a los cambios.

Tal vez no has sido capaz de aceptar que una relación ha acabado o que tú tienes parte de responsabilidad en que haya llegado a su fin. Siempre es mucho más sencillo echar la culpa a los demás antes que pararse a pensar en qué ha hecho uno mismo para llegar a un determinado resultado. Además, lo que quiera que haya ocurrido sucedió con una determinada persona con unas características concretas, ¿por qué juzgar al resto como si se tratase de la misma persona?

Si eres una chica fría, complicada, cabrona, extraña o rara con alguien que no lo merece eres, además de todo eso, una injusta obcecada en su estupidez.

Todos somos los segundos platos de los primeros amores, es un hecho incontestable, pero nadie merece pagar los platos que ha roto alguien antes que nosotros. Es tan injusto como ser arrestado y juzgado por el robo a un banco que no has cometido simplemente porque entraste a ingresar dinero inmediatamente después de haber huido los criminales. No tiene sentido alguno.

¿Qué cantidad de responsabilidad recae sobre mí por los actos que cometió contra ti otra persona? ¿Acaso no te has parado a pensar en que tu forma de actuar conmigo va a influir directamente sobre la continuidad o no de la relación? ¿Sabes qué es una profecía autocumplida? Pues estás forjando una con tu actitud y, lo peor de todo, es que vas a conseguir reafirmarte en lo que piensas, tendrás tu refuerzo positivo y volverás de nuevo a esgrimir tus argumentos con la siguiente víctima de tu estupidez.

Si eres una chica fría, complicada, cabrona, extraña o rara acostúmbrate a la soledad, muy pocas personas estarán dispuestas a soportarte.

Tal vez te refugies detrás de esa actitud usando las típicas excusas de “no quiero que me vuelvan a hacer daño”, “todos los tíos son unos hijos de puta”, “yo es que soy así y a quien no le guste que se joda”, y otros tantos ejemplos. Las corazas dan seguridad porque en cierta manera protegen de las agresiones externas pero casi nadie quiere estar con una persona enlatada porque estos métodos de protección tampoco permiten que desde su interior salga nada. Es más, serás una prisionera atrapada dentro de tu propia armadura.

El miedo, el odio o el rencor no son emociones saludables porque a menudo lo que provocan es que tomemos decisiones poco acertadas. Reúne el valor suficiente, haz un ejercicio de introspección, intenta plantearte qué puedes mejorar, actúa en consecuencia y seguramente recibirás mucho más a cambio.

Si eres una chica fría, complicada, cabrona, extraña o rara deja de serlo y verás cómo el mundo te corresponderá de distinta manera.

Pensamiento del día

Death's birth

Hay ciertos momentos en los que nadie desearía estar solo.

Preocuparse por algo es como correr en una de esas cintas del gimnasio, a pesar de estar haciendo un esfuerzo no te llevará a ningún lado; bájate y comienza moverte.

Cuando una chica que te gusta te diga que ha vestido de esa manera especialmente para ti agradece educadamente su gesto diciéndole lo bien que le queda pero no le digas la verdad, que si verdaderamente quisiera acertar con su atuendo lo podría conseguir fácilmente estando desnuda.

Conversaciones con Demian

En el mismo parque donde había encontrado en el otoño a Alfons Beck, vi al comenzar la primavera, precisamente cuando los matorrales empezaban a ponerse verdes, a una muchacha que me llamó la atención. Yo había salido a pasear solo, lleno de pensamientos y preocupaciones desagradables porque mi salud estaba debilitada y además me encontraba constantemente en apuros económicos: debía ciertas cantidades a mis compañeros, tenía que inventar gastos necesarios para que me mandaran algo de casa, y había dejado acumular en varias tiendas cuentas de cigarros y cosas por el estilo. No es que estas preocupaciones fueran muy profundas; cuando mi estancia en el colegio tocara a su fin y yo me suicidara o fuera encerrado en un correccional, pensaba, todas estas minucias tampoco tendrían ya mucha importancia. Sin embargo, vivía constantemente cara a cara con estas cosas tan feas y sufría. Aquel día de primavera encontré en el parque a una muchacha que me atrajo mucho. Era alta y delgada, iba vestida elegantemente y tenía un rostro inteligente, casi de muchacho. Me gustó en seguida. Pertenecía al tipo de mujer que yo admiraba y empezó a ocupar mi fantasía. No sería mucho mayor que yo, pero estaba más hecha; era elegante y bien definida, casi ya una mujer, y tenía un aire de gracia y juventud en el rostro que me cautivó.

Nunca había conseguido acercarme a una chica de la que estuviera enamorado, y tampoco esta vez lo conseguí. Pero la impresión que me hizo fue más profunda que todas las anteriores y la influencia de este enamoramiento sobre mi vida fue decisiva.

De pronto volvió a alzarse ante mis ojos una imagen sublime y venerada. ¡Ah! ¡Ninguna necesidad, ningún deseo en mí tan profundo y fuerte como el de venerar y adorar! Le puse el nombre de Beatrice, nombre que conocía, sin haber leído a Dante, por una pintura inglesa cuya reproducción guardaba: una figura femenina, prerrafaelista, de esbeltos y largos miembros, cabeza fina y alargada y manos y rasgos espiritualizados. Mi joven y bella muchacha no se le parecía del todo, aunque tenía esa esbeltez un poco masculina que tanto me gustaba y algo de la espiritualidad del rostro.

Nunca crucé con Beatrice ni una palabra. Sin embargo, ejerció en aquella época una influencia profundísima sobre mí. Colocó ante mí su imagen, me abrió un santuario, me convirtió en un devoto que reza en un templo. De la noche a la mañana dejé de participar en las juergas y correrías nocturnas. De nuevo podía estar solo. Recobré el gusto por la lectura, por los largos paseos.

Esta súbita conversión me hizo blanco de todas las burlas. Pero ahora tenía algo que querer y venerar; tenía otra vez un ideal, la vida volvía a rebosar de intuiciones y misteriosos presagios; y aquello me inmunizaba. Volvía a encontrarme a mí mismo, aunque como esclavo y servidor de una imagen venerada.

Hermann Hesse. Demian

Pensamiento del día

No intentes ser normal, trata de ser la mejor versión de ti mismo.

Una chica en bikini es como tener una pistola cargada sobre tu mesa; no hay nada malo en ello, pero es difícil dejar de pensar en ambas. – Garrison Keillor

Ya sabes, los gatos son interesantes. Son un poco como las chicas; si se acercan y hablan contigo, es algo genial, pero si intentas hablar con ellas no siempre va igual de bien. – Shigeru Miyamoto

Y sin embargo se mueve

Isla de luzHay quien desearía no poseer un corazón para dejar de sufrir por sus sentimientos.

Sin corazón

Sin corazón, podría ser tan libre que no sentiría dolor por la miseria de otros.
Sin corazón, no me preocuparía nada, si la gente pasara hambre o un amigo cayera.
Sin corazón, mi único interés sería únicamente yo y mi felicidad personal.
Sin corazón, no sufriría por las palabras ni por las acciones de aquella chica.

Pero lo único que no podría hacer sin corazón es que no podría amar a nadie.

Podría ganar muchísimo dinero y gastarlo en cosas innecesarias.
Robándole el dinero a los pobres, qué fortuna podría llegar a hacer.
No sería la ayuda de mis amigos si alguno no pudiese continuar.
No tendría que mover un dedo y dejaría que mis amigos murieran.

Pero la única cosa que no podría hacer sin corazón es querer a alguien.

Porque si no tuviera un corazón no podría querer a mis amigos y amigas,
y la verdad es que sin amigos ni amigas te sientes realmente solo y sin corazón.
Y sin corazón, cuando escuchases a un amigo pidiéndote ayuda,
podrías dar la vuelta y darle la espalda, podrías ser tan frío como el hielo.

Pero, aunque también sufro por ello, dentro de mi pecho albergo un corazón.

Necesito

P7220089Todos tenemos distintas necesidades y muy pocas veces coinciden.

Necesidades

Necesito ser duro a veces
porque otras veces soy muy sentimental.
Necesito hablar con alguien
que necesite de alguien para hablar también.
Necesito conocer a esa chica
porque necesito de inspiración para soñar.
Necesito sentir cariño
porque necesito ser querido y comprendido.
Necesito saber si pasará por aquí
porque necesito saber si yo también le gusto.
Pero sobre todo necesito saber
porqué está prohibido pisar el césped.