Caprichos 2010

FondeadoHoy me he enterado de un curioso concurso que ha organizado Fnac para bloggers. El plazo termina mañana 31 así que me he tenido que dar prisa a la hora de confeccionar mi lista de caprichos particular.

  • Samsung i9000 Galaxy S Móvil libre – 569 €. Tengo ganas de cambiar de móvil y como la moda ahora son los smartphones con conexión a Internet, cámara de fotos, pantalla multi-táctil y cierre centralizado pues me he decantado por este modelo con Android antes que por un iPhone 4.
  • Tamron 18-270 MM DI II VC para Nikon – 564,90 €. No es nada nuevo, estoy detrás de este objetivo desde que lo vi anunciado en la web de Tamron, y ahora con más ganas después del accidente que sufrió mi Nikkor 18-105 que venía de serie con la D90.
  • Manfrotto 7322YC Trípode de fibra de carbono – 279 €. Esto de andar dependiendo del trípode de mi padre para la fotografía nocturna no me hace gracia, sobre todo teniendo en cuenta que para una cámara compacta funciona muy bien pero con el peso de mi cámara es muy inestable.
  • Manfrotto Rótula 808RC4 – 179 €. Por supuesto, tres palos no sirven de nada sin un sistema de sujeción con opción de movimiento en los tres ejes. La idea de una rótula de eje único no está mal, pero a la hora de realizar panorámicas requiere de mucho más control que una de ejes independientes.
  • Lexar SD-HC 16 GB Premium Tarjeta de memoria x 2 – 94 €. Ya me ha ocurrido un par de veces que salgo de casa ilusionado con mi cámara y cuando voy a sacar una foto, sorpresa, la tarjeta está en el lector del ordenador. Así que lo mejor es tener siempre una o dos tarjetas de repuesto en la mochila por si acaso.
  • Nikon MC-DC2 Control Remoto – 29,90 €. Una cosa que he aprendido, tanto por la práctica como con la lectura, es que durante las fotografías de larga exposición como las que se realizan por la noche mientras menos toques la cámara mucho mejor. Hubiese preferido uno de los de Aputure que viene con temporizador pero no están disponibles en la web de la Fnac.
  • Nikon SB 600 Flash Profesional – 289 €. La última vez que tuve que sacar fotos de noche a sujetos en movimiento noté las grandes limitaciones que tiene el flash incorporado de mi cámara. Luego he estado leyendo sobre el relleno de luz en las fotos nocturnas y creo que es hora de comprar un flash en condiciones.

Son caprichos y son caros, lo sé, pero a ver si algún Rey Mago o la probabilidad se acuerda de mí y me permite conseguir alguno.

Fotografiando la noche

Man on the MoonSiempre me ha gustado la fotografía nocturna, no lo voy a negar, pero hasta hace poco no me había propuesto hacer una excursión por algunos miradores que conozco para hacer una pequeña sesión fotográfica. Llevaba días pensando en el tema y anoche por fin me decidí a salir, cámara y trípode en mano cual explorador, a cazar instantáneas. Tengo que comentar que mi experiencia en el tema tiende a cero así que, como era de esperar, después de muchos intentos infructuosos logré tomar alguna que otra foto medianamente aprovechable.

Aquí van un par de consejos cortesía de la casa después de mucho ensayo y error:

  • Imprescindible usar un trípode, no hay excusas posibles. Da igual que tengas pulso de neurocirujano, nadie tiene tanto control de sí mismo como para aguantar más de medio segundo sin moverse, aunque sea lo más mínimo. Es probable que en alguna ocasión encuentres algún lugar firme donde poder colocar tu cámara si no lo llevas encima pero no suele ser lo normal. Barandillas, piedras y otras superficies no son lo más aconsejable para la integridad física de tu material. Si tienes una cámara compacta ultraligera te pueden servir esos trípodes de juguete que se pueden doblar de cualquier forma, pero si tienes una DSLR tienes que optar por algo más profesional y consistente. La calidad se paga, así que hazte una idea que esos tres palos amarrados con una cuerda no te van a servir de mucho.
  • Configura tu cámara en una sensibilidad ISO por debajo de 200. Las fotografías nocturnas requieren de largos períodos de exposición y hay quien pueda pensar “pues aumento la sensibilidad de la película y me ahorro tiempo” pero es un error grave porque de esta manera conseguirás un granulado del tamaño de lentejas.
  • Bloquea tu diafragma a f/8, hazme caso. Hay quien pueda pensar “abro el diafragma al máximo y así consigo más iluminación en menos tiempo” pero así conseguirás que los puntos de luz aparezcan tan grandes como bolas de fuego, lo cual es especialmente molesto cuando en la imagen aparece una fuente luminosa potente como puede ser la Luna.
  • Distintas velocidades del obturador, distintos resultados. Si te apetece y tienes ganas de investigar prueba a trastear con la velocidad del obturador pero ten en cuenta que por debajo de cuatro segundos no vas a conseguir sino negrura. Ojalá las cámaras funcionasen igual que nuestros ojos, pero no es así, así que aunque vayas a fotografiar un edificio tan iluminado que te duelan los ojos con tan sólo mirarlo tu cámara es lo más parecido a un topo, así que no te asustes.
  • Usa un disparador remoto o con temporizador. No, no es un capricho, es para evitar la vibración en la cámara cuando pulsamos el botón y puede ser la diferencia entre una foto bien enfocada o un asco de luces y formas. Recuerda la larga exposición, cualquier pequeño movimiento se va a notar sí o sí, así que ni rozar la cámara o el trípode mientras está el obturador abierto.
  • Por último, y no menos importante, dispara en RAW siempre, sea de día o de noche. ¡Aprovecha la verdadera capacidad de tu cámara!

Por cierto, si vas a fotografiar algún paisaje intenta que sea un día con el ambiente especialmente libre de polución como después de haber llovido, que suele ser el mejor momento. La mierda en suspensión brilla con inusitada facilidad cuando las luces de la ciudad la iluminan, y mucho más si tenemos en cuenta el tiempo de exposición de la fotografía.

La Laguna

Ahora me toca buscar en Google más trucos para intentar seguir mejorando. Creo que debería empezar por dejar de coger prestado el trípode de mi padre y comprar uno en condiciones para mí. Ah, y un disparador de infrarrojos tampoco estaría nada mal, o ese objetivo Tamron que me tiene enamorado, o…

Flickr Uploadr error

Llevaba días sin poder subir una foto a mi cuenta de Flickr con el Uploadr. Creo que en algún momento dado, subí algunas fotos y quedaron otras en la lista de espera, sólo que al final eliminé todas las fotos de la carpeta pero no de la lista del programa. Total, que el dichoso programa se quedaba colgado cada vez que lo iniciaba así que me puse a buscar información hasta que di con la solución al fin:

  1. Cerrar el Uploadr [si se estaba ejecutando]
  2. Menú Inicio -> Ejecutar -> %appdata%
  3. Carpeta Flickr -> Flickr Uploadr -> Profiles -> womn4wkw.default [o un nombre de carpeta parecido]
  4. Borrar la carpeta images [si existe] y el archivo photos.json
  5. Iniciar el Uploadr

Y ya puedes seguir subiendo tus imágenes.

Espacios de Color

Santa Cruz Nocturna Panorama, by morlockUna de las primeras cosas que hice al empezar a utilizar la D90 fue configurar el espacio de color en AdobeRGB porque sabía que era mucho más amplio que el sRGB. ¿Esto qué significa? Pues que capta mayor tonalidad cromática en una misma imagen, es decir, las diferencias sutiles de color que es capaz de plasmar el sensor en la imagen. Esto a efectos prácticos significa que al editar la imagen en cualquier programa de edición tipo Photoshop y demás, permite una mayor posibilidad de edición con menor pérdida de información. Hasta aquí todo es bonito y genial pero, como dicen los angloparlantes, “shit happens”.

Hace ya bastante tiempo que uso el ACDSee para visualizar las imágenes en lugar de la aplicación que viene por defecto en Windows, y me había percatado que las imágenes no mostraban el mismo tono de color que en el Photoshop. Después de defecar sobre todos los responsables del maldito programa se me encendió la bombilla y me puse a buscar en las opciones. Al final di con la solución cuando me encontré con un apartado con un nombre bastante descriptivo: “Espacios de Color”. Vamos, que si es un perro me arranca la mano de cuajo y yo sin enterarme.

He de decir que acepto mi parte de culpa, pero el programa es más estúpido que yo, porque creo que no le costaba nada usar el archivo ICM nativo de Windows, que corresponde con mi modelo de monitor, en lugar de obligarme a seleccionarlo en una lista desplegable. Vamos, que tenía puesto un perfil de color que no tenía nada que ver con el que debería, algo así como decir que un huevo se parece a una castaña. También obligué al programa a usar el espacio de color incrustado en los metadatos de las imágenes, como debería hacer por defecto, pero ya sabemos que las cosas de ordenadores a veces son bastante ilógicas.

Todo correcto, hasta que volví a intentar visualizar cualquiera de mis imágenes en AdobeRGB… Seguían como siempre, así que el grado de frustración iba creciendo exponencialmente hasta que me di cuenta de un detalle. En el Full Viewer se veían de manera correcta, pero el visualizador por defecto era el QuickView, que va de independiente y no hace caso a la configuración general del programa. Por eso, el siguiente paso para solucionar el dichoso problema fue deshabilitar en las opciones al dichoso independentista y forzar el uso del Full Viewer. Problema solucionado, pero quedaba otro más.

Desde que leí el libro “Fotografía Digital de Alta Calidad” de José María Mellado pues me entró la curiosidad por los espacios de color, así que ni corto ni perezoso me fui a la Romería de Tegueste del 2007, convertí las fotos a AdobeRGB, las edité con Photoshop y las subí a Flickr. Cual sería mi sorpresa cuando me veo que todas las fotos se mostraban desaturadas respecto a las originales que tenía en mi ordenador. ¿Pero qué ha pasado? Pues bien, después de investigar, me di cuenta que no era el único con el mismo problema, di con la solución al enigma pero no con la solución al problema, al menos con la que yo esperaba encontrar. A Flickr le da igual el espacio de color incrustado en los metadatos de las imágenes, las va a tratar como sRGB sí o sí.

Es decir, tengo una cuenta Flickr Pro pero por lo visto lo de Pro no quiere decir que sea para profesionales, y me refiero a los profesionales que trabajan con espacios de color distintos al sRGB. Al parecer sólo afecta a las fotos redimensionadas que, curiosamente, son las que se ven por defecto siendo la carta de presentación, y es que no conozco a nadie que vaya viendo las imágenes en tamaño original una por una. Hace cuarenta y seis meses, casi cuatro años, que un tío del staff de Flickr dijo que había planes de dejar de mutilar los espacios de color, pero hasta la fecha todo sigue igual. Total, que otros muchos como yo se ven obligados a tener dos copias de sus fotografías, una con un espacio de color ProPhoto RGB [for example] y otra con sRGB para poder subir a Flickr y quede con los colores más parecidos al original.

El último problema que me surgió fue mi completa ineptitud a la hora de usar Lightroom, pero como la cultura es libre, ahora me estoy estudiando el libro “The Adobe® Photoshop® Lightroom® 2 Book – The Complete Guide for Photographers” de un tío que se llama Martin Evening, al cual no tengo el gusto de conocer, que explica bastante bien cómo usar este programita. Luego me he bajado un par de “presets” para acelerar el proceso de edición de imágenes y la verdad es que me está gustando mucho. El problema de todo esto es que ahora me han surgido nuevos caprichos para apuntar en mi Caja de los deseos:

  • Un monitor 1080p [o más].
  • Un disco duro externo [eSATA a poder ser].

Tiempo al tiempo…

Evolución fotográfica

D90 18-105 VR Kit, by morlockBueno, como ya habrá adivinado alguien si ha visto últimamente mi cuenta de Flickr y se ha fijado en la información EXIF de mis últimas fotos, me he comprado una Nikon D90 18-105 VR Kit, un trasto realmente increíble. Después de mucho tiempo, muchos modelos ojeados, mucho suspirar, por fin ha habido una evolución fotográfica en mi vida.

Desde el 3 de diciembre estoy estudiándome el manual y haciendo pruebas con los distintos modos que tiene la cámara. Muchísimas opciones y demasiada información para alguien que se inició en la fotografía con una cámara Nikon de carrete que se encontró olvidada en el barco un año que fui de vacaciones a La Gomera. Fue entonces cuando descubrí las múltiples combinaciones que ofrecían la apertura del diafragma, el tiempo de exposición, la sensibilidad de la película, el enfoque manual…

Después vino la era de las cámaras digitales y otra Nikon entró en mi casa, una compacta de esas de apuntar y disparar. Eso de poder ver cómo había quedado la foto sin necesidad de revelar el carrete estaba bien, pero todo lo que podía hacer con la vieja cámara se había sustituido por botones y, sinceramente, había perdido la gracia. Por aquel entonces las DSLR existían pero a unos precios desorbitados, demasiado lejos de mi bolsillo y muy presentes en mi cabeza, porque siempre me quedé con la cosilla de poder tener una algún día.

Pues bien, los años fueron pasando y, como suele ocurrir, las cámaras cada vez tenían más megapíxeles, eran más pequeñas, tenían más características y eran más baratas. Pasaron por mis manos unas cuantas compactas más hasta que hace unos meses se presentó la oportunidad de conseguir la ya nombrada D90 y fue a principios de diciembre cuando llegó a mis manos. El resto de la historia es el sonido del obturador abriéndose y cerrándose.

Vacaciones [y III]

Valle Gran Rey - a set on Flickr
Túnez - a set on Flickr

Bueno, creo que ya es hora de hablar un poco de mis vacaciones de este año.

El viaje a La Gomera fue una gozada, con mucha tranquilidad, calor y playa. La verad es que Valle Gran Rey no ha cambiado tanto desde la última vez que estuve por allí, alguna que otra cosa pero nada radical.

El viaje a Túnez es otro tema distinto. No me lo pasé mal, no puedo decir eso, pero sí que es un país para visitar una vez y no volver, y no soy el único que piensa eso sino también todo el grupo de personas con el que compartimos nuestras peripecias por aquellas tierras.

Continuar leyendo “Vacaciones [y III]”