Historia de un casting

Pencil Vs Camera - 16Por si alguien no se ha enterado, hoy es el casting para la película “Furia de Titantes 2”. Llego a las ocho y media a La Laguna y la cola empieza en el Ateneo, baja por la calle de La Carrera, dobla por Tabares de Cala y termina al final de Herradores. Más o menos a las nueve llega una chica de la organización y grita lo siguiente:

Piercings, tatuajes, pelo teñido o rapados pueden marcharse y dejar de perder el tiempo porque no los vamos a seleccionar.

Muchas personas que coinciden con una o más de esas características comienzan a abandonar la fila, otros se quedan porque prefieren probar suerte. Ahora ya sé que mis posibilidades de superar el casting tienden a cero pero no me marcho, no porque quiera intentarlo sino porque me lo estoy pasando genial vacilando con la gente que tengo cerca.

Al rato aparece mi compañera de trabajo con su perro. Oye, es increíble lo fácil que resultaría conocer a chicas simplemente paseando a un cachorrito, me voy a plantear seriamente hacerme “paseador” de perros. Ella confirma mis sospechas, se niega a dejar que su novio pasee solo a su perro precisamente por eso.

Pasa el tiempo y poco a poco vamos avanzando. Cuando sale el sol y comienza a tostarnos la cabeza es entonces cuando el ánimo comienza a decaer. Yo sólo trato de encontrar sombra donde cobijarme y evitar acabar con quemaduras. Entonces aparece un señor y me pregunta qué es lo que ocurre que hay tanta gente en la cola.

–Nada, que están haciendo un casting.

–¿Un casting para qué?

–Para conseguir algunos puestos en el Ayuntamiento. No hace falta experiencia previa ni nada, sólo hay que figurar y poco más.

–Uy, yo para eso no sirvo, a mí lo que me gusta es un buen vaso de vino.

–¡Pues perfecto! Para concejal de fiestas entonces.

Todo el mundo a mi alrededor se parte de risa, creo que apunto maneras para el club de la comedia. Luego aparece un periodista con un micrófono de Radio Club Tenerife buscando personas a las que entrevistar y me animan a que les cuente mi historia del casting para el Ayuntamiento pero yo, que soy un tío serio, no quiero entrar en polémicas.

Tuvo que venir una furgoneta de la Policía Nacional para montar un cordón porque se había montado una tremenda pelotera en la puerta del Ateneo y hasta la integridad física del tío que repartía los números llegó a verse seriamente comprometida. Por lo visto la escena se parecía más a un festín de buitres leonados intentando pillar un trozo de cadáver que a un grupo de personas civilizadas. Increíble.

Total, que es la una y cuarto y me tengo que ir a trabajar e intuyo que aún quedan dos horas más de cola desde donde estoy hasta poder conseguir un número. Además, una vez consigues el preciado premio, tienes que esperar aún más a que te llamen para que te tomen las pertinentes fotos cual delincuente común, es decir, frente y perfil, y las medidas como si de un sastre se tratase.

Conclusión, al igual que hicieron algunas personas, la próxima vez habrá que acampar desde la noche anterior a las puertas del recinto donde se vaya a realizar la selección. Duermes incómodo, no te lo niego, pero al menos ahorras tiempo y estar tanto rato de pie para nada.

Where Is My Mind?

“Where Is My Mind?” es una canción de la banda americana de rock Pixies y aparece en su álbum de 1988 Surfer Rosa. La canción fue escrita por su miembro principal Black Francis mientras asistía a clases en la Universidad de Massachusetts Amherst, inspirado por sus experiencias mientras hacía submarinismo en el Caribe. Más tarde diría que tenía “a este pequeño pez intentando perseguirme –no sé demasiado del comportamiento de los peces”.

Recientemente he escuchado en la banda sonora de la película “It’s Kind of a Funny Story” la versión instrumental de este tema a cargo del pianista francés Maxence Cyrin, el cual se dedica ha realizar versiones instrumentales.

Toy Story 3

Hoy he visto a Totoro en una película de Pixar, qué extraño… La historia es la siguiente:

  1. John Lasseter es fan de toda la vida de Hayao Miyazaki, así que supervisa el doblaje al inglés de “El viaje de Chihiro”.
  2. Hayao Miyazaki decide visitar el cuartel general de Pixar, así que se presenta allí con una reproducción gigante de la cabeza del “Gatobus” que aparece en su película, además de un concept art de “El castillo errante de Howl” firmado y dedicado.
  3. John Lasseter prepara un cameo de Totoro en su próxima película, Toy Story 3.

Por si fuera poco, Pixar pide a los Gipsy Kings que se marquen una versión rumbera de la canción “You’ve Got a Friend in Me” para amenizar los créditos de la película. Esta gente no deja de sorprender…

Por cierto, la película no es una obra maestra pero está muy bien realizada y es para toda la familia, desde el nieto al abuelo. Estos sí que saben cómo diversificar su nicho de mercado.

Inception

Anoche fui al cine ver Inception, sí esa película cuyo título alguien ha secuestrado al español por Origen. Y digo yo, ¿qué más daba dejar el título original en su sitio? En principio pensaba esperar hasta conseguir la versión original y verla en mi casa pero finalmente he decidido de manera intencionada ofrecer mi dinero para ser robado y conseguir a cambio mi entrada. No sé si son cosas mías, pero cada vez que voy al cine las entradas están más caras.

Bueno, dejando los temas monetarios aparte, conocía un poco de la trama de la película a pesar de que me había guardado de leer críticas o ser víctima de los muchos spoilers que pululan por estas tierras cibernéticas. Los efectos de sonido te hacen temblar en la silla como si estuvieras dentro de uno de esos sueños inestables y la banda sonora de Hans Zimmer acompaña de manera tan adecuada que influye en la experiencia del visionado sin apenas notarlo, como si llegase directamente al subconsciente. Por cierto, en este post de Ad astra están los enlaces a las canciones de la banda sonora.

El listado de actores es bastante notable aunque sus interpretaciones no son nada del otro mundo a decir verdad. No es que desluzcan la película, porque el hilo argumental y los efectos especiales te enganchan de tal manera que las dos horas y media que dura el metraje estás anclado al asiento con ansiedad por conocer el desenlace. Mi mención especial a Marion Cotillard, no por su papel en el film, sino porque es una mujer que siempre me ha parecido muy atractiva.

En resumen, una película que me ha gustado muchísimo y que volveré a ver en cuanto pueda, eso sí, en versión original.

Tu vuò fà l’americano

Tu vuò fà l’americano (tú quieres ser americano) es una canción original compuesta por Renato Carosone con letra de Nicola “Nisa” Salermo en 1956.

Fue utilizada en la banda sonora de la película The Talented Mr. Ripley (El talento de Mr. Ripley) en la que Matt Damon y Jude Law la interpretaban.

Y recientemente el grupo Yolanda Be Cool junto al productor DCUP han utilizado samples de esta canción para hacer un remix titulado We No Speak Americano con un estilo electrónico, todo un atentado terrorista.

Afortunadamente no todos compartimos los mismos gustos.

Últimas añadidas

Double Indemnity Kick-Ass Chinatown Paths of Glory Gone with the Wind Good Will Hunting The Big Lebowski Shaun of the Dead Amores Perros Shutter Island El secreto de sus ojos C’era una volta il West Lawrence of Arabia M

Ya van 161.

El cine, ese gran ladrón

Acabo de terminar de ver una película cuyo nombre no voy a decir y me reservaré su crítica para más adelante. Para dar alguna pista, es una película española pero de habla inglesa, estrenada hace más de cinco meses, pero qué le voy a hacer si me gusta ver las películas en versión original y en alta definición en mi casa, sin que me roben por poder visualizarlas mientras disfruto de la comida y la bebida que más me plazcan.

Las empresas que explotan salas de cine son peores que una banda organizada de ladrones.

Es así, el cine es un robo tanto por el precio que cuesta la entrada como por el precio de los productos añadidos que puedes comprar o no, claro está. Bueno, habrá quien pueda decir que existe el día del espectador con sesiones más baratas, descuento de estudiantes y jubilados… Da igual, todo esto es una estrategia para provocarnos una falsa sensación de chollo y de ahorro.

Hubo una época en la que me dediqué a ir al cine los domingos en sesión matinal, para aprovechar la poca afluencia de gente y el descuento en el precio de la entrada pero claro, si quieres ver una película en 3D tienes que pagar un extra de 3€ de impuesto revolucionario por el alquiler de las gafas especiales para tal fin. Sobra decir que son un armatoste que hace las delicias de cualquier gafapasta, lo que ocurre es que si llevas gafas de vista como es mi caso se convierten, aún más si cabe, en un instrumento de tortura para la nariz y las orejas.

El tema de las cotufas [también conocidas como roscas o palomitas de maíz] es de problema de matemáticas de segundo curso de primaria, de esos en los que tenías que hacer reglas de tres directamente proporcionales. Siempre se me dieron bien las matemáticas y gracias a ellas sé que comprarlas en el cine es una estafa. Resulta que un paquete mediano de la tienda del cine sale al cambio lo que dos paquetes y medio de cotufas listas para preparar en tu casa, con aceite de oliva y sal al gusto, oiga. Por cierto, para aquellos que no lo sepan, las cotufas en mi casa se hacían [cuando era pequeño] y se siguen haciendo con un caldero, aceite y millo de cotufas [también conocido como maíz para palomitas], algo así como la versión analógica 1.0 de las cotufas para microondas. Sí, he probado las cotufas para microondas y puedo decir que son una mierda versión de menor calidad de las tradicionales, las verdaderas, las de toda la vida.

Además que la cantidad de sal que le meten dentro a esa bazofia responde a una sucia estrategia bien preparada: la de provocar una sed espantosa que te obligue a comprar algo líquido que te pueda refrescar el gaznate, ya sea durante la publicidad del principio, a mitad de la película o ya cuando haya finalizado. El problema viene cuando eres uno de esos que una vez empieza la película no te gusta levantarte ni para ir al baño, así que te pasas lo que falta de película maldiciendo la deshidratación que sufres.

En cuanto al refresco también podemos usar las matemáticas para saber que es un robo al bolsillo y a la razón. Con lo que cuesta un refresco pequeño puedes comprar una botella de dos litros del mismo refresco y tienes la certeza que su contenido es refresco de verdad y no tres cuartas partes de hielo por una parte de refresco rebajado con quién sabe qué clase de líquido. Cuando compramos el refresco transcurre más o menos un minuto hasta que le damos el primer sorbo por la cañita [también conocida como pajita], pero cuando ha pasado media hora desde el comienzo de la película parece que estemos bebiendo algo completamente distinto a lo que probamos en primera instancia, algo así como agua con aroma del refresco original. ¿Pero por qué? Efectivamente, el hielo se ha ido derritiendo [lo que se denomina científicamente como fusión] y ha empezado a formar parte del líquido que estamos tomando. ¡Qué rico y sabroso!

Bueno, el tema de la publicidad al comienzo de la película es para llevarlo al Defensor del Consumidor. Llegará un día en el que dure más que la propia proyección o que incluso el cine se vuelva una televisión con anuncios cada quince minutos. Claro, en tu pantalla de plasma de cincuenta pulgadas puedes hacer zapping y elegir entre los doscientos canales que tienes disponibles, pero en el cine tienes que tragarte toda esa basura y sin poder moverte del asiento, porque en tu casa puedes aprovechar para ir al baño a hacer tus cositas, pero en el cine no. Si es lo que te digo, un instrumento perfecto de condicionamiento. Espero que esto no lo lea cualquier desalmado responsable de marketing y le pueda dar alguna idea.

Que conste que hay ocasiones en las que estoy dispuesto a ir al cine pero esto sólo ocurre en casos excepcionales, cuando voy en compañía o cuando la película lo merece. No voy a ser yo el que lleve al cine a la bancarrota, la industria del consumismo me perdone. Hay películas para las que no compensa en absoluto el dinero que gastas en verlas en el cine, esas películas que están bien para ver en tu casa un sábado o un domingo con aburrimiento, sin saber qué hacer para entretenerte. Piensa que estás ahí sentado, intentando encontrar alguna cotufa en tu paquete de sal, con tus gafas 3D cortándote la circulación mientras se gangrenan tu nariz y tus orejas, sorbiendo un líquido que a pesar de intentar convencerte a ti mismo de que es refresco tus papilas gustativas lo niegan a gritos, y esperando a que termine el bombardeo de publicidad que te hacen tragar sí o sí. Cuando por fin comienza la película empiezas a darte cuenta que no has invertido bien tu dinero, pero como ya que has pagado pues haces de tripas corazón y sigues ahí sentado hasta que termina, en un auténtico alarde de orgullo.

Yo, mientras tanto, estoy en mi casa tirado en mi sofá en ropa interior muy cómodo, tomándome una cerveza bien fresquita con una pizza cuatro quesos y con la posibilidad de pausar la película para ir a la nevera y sacar otra cerveza cuando se me acabe la primera. Y si no me gusta, siempre puedo detenerla, borrarla y ver otra por el mismo precio.