Pensamiento del día

La envidia nace de nuestra incapacidad para valorar adecuadamente aquello que poseemos.

Algunas personas son como los lastres, hasta que no te deshaces de ellas no podrás ascender.

El interés mutuo es el combustible de toda relación interpersonal; cuando falla por alguna de las partes el fin es inevitable.

Autor: Abraham

Autor de Liberitas. Desde el 2004 escribiendo desvaríos

Deja un comentario