Pensamiento del día

No hace falta esperar una estrella fugaz para pedir un deseo.

Da la sensación que pesa mucho más el cansancio mental que el físico.

¿Por qué conformarse con limosnas cuando mereces cariños? ¿Para qué traer amor al mundo si no va a ser correspondido? Hazte un favor y no pierdas el tiempo.

Autor: Abraham

Autor de Liberitas. Desde el 2004 escribiendo desvaríos

Deja un comentario