Pensamiento del día

A veces visito el pequeño país de los gusanos tan sólo para recordar en qué no me debo convertir.

Siempre he tenido sueños pero son pocos los que no he intentado alcanzar. Ahora tengo la responsabilidad de hacer algo, tengo una llave en mi mano y lo único que necesito es encontrar la cerradura.

Cada noche, cuando me acuesto en mi cama, brota de mi ojo izquierdo una lágrima, sólo una. Siempre igual, la misma sensación en la comisura de mi ojo, una ligera humedad caliente que recorre mi mejilla hasta morir en la almohada. No, no es tristeza, son simplemente gotas de indiferencia.

Autor: Abraham

Autor de Liberitas. Desde el 2004 escribiendo desvaríos

Deja un comentario