Guía del inconformista

Hola, si has llegado hasta aquí es porque has dado el paso más duro e importante: reconoces que eres un inconformista. Serlo no es un problema en sí mismo, las consecuencias sí que pueden traer resultados buenos o malos, todo depende de cómo te las tomes tú y el resto de personas a tu alrededor, pero todo esto es causalidad.

Esta guía fue escrita por alguien igual que tú, sólo que tuvo que hacer un acopio increíble de fuerza de voluntad para publicarla a pesar que no estaba totalmente de acuerdo con el resultado final. En realidad, fue escrita en poco tiempo pero fue su proceso de revisión el que resultó ser demasiado dilatado en el tiempo, pero aquí está como muestra de la capacidad de superación inherente al ser humano para sobrepasar sus propios límites, físicos y mentales.

Sí, ser inconformista es una condición que impone límites físicos y mentales a prácticamente cualquier cosa que hagas en tu vida y, sobre todo, aquellas a las que les pongas especial interés e importancia. Por ejemplo, a tenor de tu orden de prioridades, tu principal interés será el que más sufra tu inconformidad y nunca estarás totalmente de acuerdo con los resultados de tus esfuerzos. Por otra parte, aquello que tenga poca importancia para ti se verá muy poco influenciado por tu falta de conformismo, porque realmente te dará más o menos igual.

Has de saber que tu inconformismo será a menudo causa de muchas desilusiones y frustraciones porque, aunque no lo creas, no todo es mejorable, y digo esto porque el fin último de todo inconformista es mejorar, avanzar, conseguir una meta que nos marcamos y que, una vez alcanzada, se verá reemplazada por otra nueva meta quizás más difícil de conseguir o incluso utópica. Pero no te desanimes por esto, el esfuerzo de alcanzar nuestras metas es el eje motor que mueve los engranajes de nuestra vida.

Si has alcanzado tu meta y te sientes feliz, nadando en la euforia porque ya está todo hecho, siento decirte que este sentimiento es efímero porque, quieras o no, eres inconformista y aunque ahora no lo sepas, tarde o temprano aparecerá por algún resquicio de tu vida algún nuevo objetivo a alcanzar. Si, por el contrario, te embarga la tristeza, la desilusión, la frustración por no haber alcanzado lo que te propusiste un día, a pesar que no lo creas, te alegrará saber que un nuevo proyecto surgirá por algún rincón y volverás a retomar tus ánimos para conseguirlo.

También has de tener claro que todos los objetivos que tengan algo que ver con las personas tienen un alto índice de probabilidad de fallar. No debemos ser pesimistas, a pesar que éstos últimos son optimistas con experiencia. Las probabilidades son previsiones y todo es posible, al menos en nuestro universo y con el tiempo suficiente.

Es por eso que cuando una persona provoque, o sea en sí misma, un fallo para la consecución de tu objetivo no has de tomarlo como algo extraño, porque somos personas y no somos infalibles, porque lo más normal es que fallemos en la mayor parte de los casos. No guardes rencor, no odies lo que es absolutamente normal en la naturaleza humana, porque si alguien te falla está en tu mano y en tu condición de inconformista el tomar la decisión más adecuada.

Así es nuestra vida, muy pocas veces disfrutamos de verdadera felicidad, a menudo nos veremos desanimados y tristes, continuamente nos hallaremos en una especie de competición, exigiendo al mundo y a nosotros mismos cambios y mejorías, pero no debemos sentirnos extraños por ello. Muchos detalles del mundo existen porque otros como nosotros nunca estuvieron totalmente conformes y quisieron mejorar.

Debemos sentirnos orgullosos porque, mientras los conformistas se sientan a ver la vida pasar, nosotros movemos el mundo.

Autor: Abraham

Autor de Liberitas. Desde el 2004 escribiendo desvaríos

4 opiniones en “Guía del inconformista”

  1. ME HA ENCANTADO TU “GUIA DEL INCONFORMISTA” NO SUELO NAVEGAR MUCHO PERO SE ENCUENTRAN COSAS INTERESANTES. BUSCANDO QUÉ SOY, CREO QUE INCONFORMISTA, INFELIZ O TONTA, YO QUE SE!!!!!

  2. ami tambien me ha encantado, antes de leer nada he analizado mi vida,soy una persona humilde,tengo la mejor familia del mundo,tengo trabajo,tengo pareja practicamente lo tengo todo,pero no soy feliz,hoy es un dia en el que te levantas sin ganas de nada,irritible, e intentas analizarte,pero no llego a ningun sitio con mis pensamientos,no se que hacer,intento leer otras opiniones y es lo mismo que me pasa,hay que vivir el dia a dia,pero ya llega un dia en que dices, bueno ahora que???no se es tan dificil,yo se que soy inconformista,infeliz tonta,egoista,que puedo hacer????

  3. Prueba a escribir tus pensamientos en un papel. Cuando los analizas de manera visual evitas perderte y puedes llegar a conclusiones interesantes. Sobre cada pensamiento escribe algo, cómo te hace sentir, qué soluciones ves, si realmente tiene tanta importancia o no…

    Llegará un momento en el que lo harás de manera automática en tu cabeza, pero para esos días de “crisis existencial” siempre debes tener un lápiz y un papel.

    En cuanto a la cura para el inconformismo has de saber que no existe. El único remedio que pueda atenuar esos sentimientos que te genera el ser inconformista es marcarte nuevas metas a conseguir. La clave está en que en lugar de buscar la satisfacción en la consecución debes buscarla en la realización.

    Verás que funciona.

  4. Buenos días.
    Hoy, buscando en la WEB las palabras “inconformismo y fustración” me he encontrado con su estupendo comentario.
    Me alegra enormemente el ver como las ilusiones, desilusiones, objetivos, fustraciones, autosuperación e inconformismo diario que forma parte de mi forma de ser, no son alteraciones y/o excepciones.
    Bien al contrario, Vd. las muestra como síntoma de “salud espiritual” y camino que escogemos (por genética, o no), voluntariamente o forzadamente, aquellos que nos encontramos inmersos en ella.
    He de decirle, como Vd. ya debe conocer, que el camino del inconformismo es muy duro.
    Es una lucha interna constante contra la sumisión social y el conformismo natural.
    En el Mundo ha de haber gente de todos tipos y formas, y a mi me ha tocado esta.
    En ocasiones estoy feliz, pero la mayaría no.
    La lucha es agotadora, pero supongo que rica espiritualmente y algún día podré encontrar la paz total.
    Muchas gracias por sus ánimos.

Deja un comentario