Nostalgia

Qué nostalgia tengo de aquellos días…
Si hubiese escuchado lo que la razón decía:
“Bueno, no vas a dejar a tu alma angustiada,
las personas hacen lo que el corazón dicta
pero este mundo está hecho de maldad e ilusión”.

Si la hubiese escuchado hoy no sufriría,
con esta nostalgia dentro de mi pecho.
Pero si tener nostalgia es tener un defecto,
yo, al menos, merezco el derecho
de tener a alguien con quien me pueda confesar.

Ponte en mi lugar y mira como sufre el infeliz
que se tiene que desahogar
diciendo a todo el mundo lo que nadie quiere decir.
Mira qué situación
y mira como sufre un pobre corazón,
que es pobre sólo porque no cree
ni en la gloria ni en el dinero para ser feliz.

Autor: Abraham

Autor de Liberitas. Desde el 2004 escribiendo desvaríos

Deja un comentario