La radio

Cada día que voy a trabajar me gusta ir en el coche con música. Recuerdo un día que hablando con el padre de un amigo sobre la música del coche me dijo que cualquier música era válida para llevar en el coche, desde clásica hasta jazz. No sé por qué no se me había encendido antes la bombilla, así que lo que hice a los pocos días fue poner un CD de Five Corners Quintet en el coche. Resulta curioso conducir mientras estás escuchando jazz, pero luego te acostumbras y al final acabas con un disco de João Gilberto cantando los clásicos de la Música Popular Brasileña [hasta aprendes algo de portugués-brasileño].

Sin embargo, a veces me gusta escuchar la radio. Por ejemplo, cuando voy al Puerto de la Cruz pongo la COPE sólo por oír gilipolleces. Otras veces pongo Radio San Borondón para oír cómo ponen a parir a los corruptos que nos dirigen. En algunas ocasiones también pongo Radio El Día para enterarme de los titulares de los periódicos. También pongo Máxima FM para que mis oídos sufran con el nivel de inglés de los locutores o bien pasar el tiempo sacando los samples de las canciones.

Y, como es normal en mí, pues hoy voy a hablar de samples, versiones y demás muestras de la creatividad actual. Empezamos con Rihanna y su Don’t Stop the Music.

[audio:http://www.goear.com/files/sst4/mp3files/13072007/d6a05221fedabb1e13626ef224ff7660.mp3]

La primera vez que la escuché pensé que ese sample de fondo que repetía una y otra vez “mama-se mama-sa mama-kosa” era de alguna otra canción que conocía. No se me quitaba de la cabeza la idea de que conocía la original, que incluso la tenía en mi biblioteca musical personal [léase disco duro], pero bueno, no le puse demasiada importancia. Una tarde, escuchando música como siempre, apareció en mi foobar2000 de repente una melodía familiar cuya parte final era ese verso repetido hasta la saciedad.

[audio:http://www.goear.com/files/sst4/mp3files/08082007/199f68d2318106437e2022242ff6458f.mp3]

Efectivamente, Wanna Be Startin’ Somethin’, un éxito de Michael Jackson cuando aún era medio negro. Pero no quedaba la cosa ahí, porque escuchando la canción del colega se volvió a activar ese mecanismo que para bien o para mal tengo en la cabeza, localizado preferiblemente en el lóbulo temporal y con conexiones directas con el hipocampo. Había otra canción, de autor y título indeterminados, que era el verdadero origen de esa salmodia repetitiva y pegadiza. Y una vez más, tiempo después, volvió a aparecer por mi foobar2000 una melodía conocida.

Era Reggae Makossa, de Manu Dibango, pero de nuevo volvió a activarse el detector que tengo en la cabeza y, como estaba ya impresionado con la cadena de versiones que llevaba la dichosa canción ya sí que tuve que buscar en wikipedia para llegar al origen de todo.

[audio:http://www.goear.com/files/sst4/mp3files/07082008/8c4078f5b013825654e41c115fe6a20f.mp3]

Al fin di con la primigenia canción original, Soul Makossa de Manu Dibango. Menudo trabajo de investigación.

Pero ahí no queda la cosa, porque también tenía una canción que me traía de cabeza desde la primera vez que la escuché.

[audio:http://www.goear.com/files/sst5/mp3files/29012009/39dcdf5a5c58550150ced6311fdf99f0.mp3]

Esta vez no es que me resultara conocida, es que me siempre me ha gustado la música irlandesa y celta en general. Paddy’s Revenge, de Steve Mac, tenía toda la pinta de ser una versión de alguna canción irlandesa y quería saber cuál era la original para escucharla fuera del remix. Cuál sería mi sorpresa cuando di con la original y pude comprobar que no tenía nada que ver con lo que había pensado.

[audio:http://www.goear.com/files/sst3/mp3files/03012007/61eb6f22af19d503782efc4c772be507.mp3]

Music for a Found Harmonium, de Penguin Cafe Orchestra, un título bastante original si se tiene en cuenta que lo que suena es un armonio y que fue compuesta con uno que fue encontrado abandonado en una calle de Kyoto. Sinceramente, me decepcionó la original, quizás porque esperaba encontrar otra cosa.

Y por último, esa canción que tanto que se ha dado a conocer, sobre todo con la publicidad de Adidas.

[audio:http://www.goear.com/files/sst5/mp3files/15112008/c5941afaff01e41ded81d473d86be596.mp3]

Obviando el hecho de que tenía esta canción en mi disco duro meses antes de que saltase a la fama, la primera vez que escuché Beggin’ de Madcon supe que no era original, esos violines y ese piano no podían ser producto de una composición actual. No tuve que buscar demasiado para hallar la respuesta.

[audio:http://www.goear.com/files/sst5/mp3files/11032009/5b3e552c8ed34b047448a265f380705d.mp3]

The Four Seasons, con Frankie Valli al frente, lanzaron su single Beggin’ allá por 1965. Un par de años después Madcon hace una copia casi exacta de la misma canción, aunque personalmente prefiero la original.

Como ya dije una vez, hoy en día la creatividad se define por la capacidad más o menos acertada de samplear o versionar canciones antiguas.

Autor: Abraham

Autor de Liberitas. Desde el 2004 escribiendo desvaríos

Deja un comentario