Puntagorda

love me pleaseEl martes vi en la última página del periódico de Don [F] la fiesta del almendro en Puntagorda y me asaltaron multitud de recuerdos de la última vez que estuve allí. No sé con seguridad qué año fue, si fue en 1999 o en 2000, pero te recuerdo a ti. Mi padre ya me había avisado, “cuidado con las palmeras porque te echan aceite en las patas“, pero en aquel entonces no lo entendía. Creo que lo que realmente cautiva de las chicas de la isla Bonita es precisamente eso, lo bonitas que son.

Cierro los ojos y estoy de nuevo en el baile en la plaza de Puntagorda, y tú estás a mi lado. Te tomo de la mano y vamos a dar un paseo, miro al cielo estrellado y te digo aquella frase que nació de la inspiración más profunda. Te quedas mirándome, sonríes tímidamente y yo te imito. Qué tiempos aquellos…

Deja un comentario